Peso ideal de un niño de cinco años

El peso saludable de un niño depende de varios factores. A pesar de que subir de peso es parte del desarrollo del niño, saber cómo tu pequeño de 5 años se compara con los demás niños de su edad te puede ayudar a conocer su estado de salud. Ya que hoy en día la obesidad infantil ha aumentado dramáticamente, asegúrate de animar a tu hijo a mantenerse en un peso saludable y que comprenda la importancia de los hábitos saludables.

Índice de masa corporal

La manera más común de calcular el peso de tu hijo en base a la edad es a través del índice de masa corporal o IMC. El IMC se utiliza para determinar si tu hijo tiene un peso saludable de acuerdo a su estatura. Para calcular el IMC, divide el peso de tu hijo en libras entre su estatura en pulgadas y divide este número entre la estatura en pulgadas de nuevo para finalmente multiplicar el resultado entre 703.

Rango saludable

The Centers for Disease Control proporciona tablas de crecimiento para conocer el IMC de acuerdo a la edad del niño. Estas tablas sirven para los niños de 2 a 19 años de edad. Con el rango percentil que proporcionan las tablas sabrás cómo se compara el IMC de tu hijo con otros niños de su edad en Estados Unidos. Los médicos consideran que un rango entre 5 y menos de percentil 85 es saludable. Si un niño tiene menos del percentil 5, entonces se considera que tiene un peso bajo. Por otra parte, los rangos de percentil de 85 a 95 se consideran como sobre peso y más de percentil 95 se considera obesidad.

Consideraciones

Sin embargo, si tu hijo no se encuentra entre los rangos saludables de su peso, aún hay algunos factores a considerar. Por ejemplo, algunos factores que pueden influir en la tasa de crecimiento de los niños es la genética, el género, las hormonas, la actividad física, los problemas cardiacos, la nutrición y el entorno. Además, debes considerar el nivel de actividad del niño. Por ejemplo, un niño que hace mucho ejercicio puede tener más masa muscular y tener un IMC más alto, pero aún así necesitar grasa corporal. Asimismo, un niño muy activo puede tener un IMC muy bajo y aún así estar saludable en relación con su edad. Por lo tanto, debes asegurarte de utilizar el IMC junto con otros instrumentos de medición, como la medición de pliegues cutáneos, evaluaciones de alimentación, actividad física e historial familiar.

Signos de advertencia

Roman Shypailo, instructor en Children’s Nutrition Research Center of Baylor Medical School, aconseja a los padres que supervisen a sus hijos en caso de fluctuaciones de peso significativas con el tiempo. Que los niños suban o bajen de peso muy rápido pueden ser señales de un problema potencial. Hay ciertas cosas que pueden influenciar al niño y su peso en gran medida; los problemas emocionales, el estrés, la depresión o incluso un acontecimiento traumático. De acuerdo con Children's Hospital of Boston, la desnutrición, puede ser otra razón de la pérdida de peso rápida. Si te percatas de que tu hijo tiene fluctuaciones de peso, debes buscar ayuda con tu médico, psicólogo para niños o dietista para poder determinar la razón de los problemas de peso de tu pequeño.

Control de peso

Ayudar a tu hijo para que mantenga su peso es una decisión de la que el pequeño se beneficiará durante toda su niñez. Para lograrlo, debes guiarlo proporcionándole una alimentación saludable, apoyo emocional y mucho tiempo de juego y actividad física. Asegúrate de darle alimentos y bocadillos nutritivos a ciertas horas. Enséñale la importancia de comer hasta sentirse satisfecho para evitar comer en exceso. Además, intenta inculcarle el hábito de hacer ejercicio a diario, haciendo ejercicio al menos durante 60 minutos al día como lo recomendaba Dietary Guidelines for Americans en 2005. Pero lo más importante, sé un buen ejemplo a seguir para tu hijo y mira cómo progresa a medida que crece.

Más galerías de fotos



Escrito por daniella vargas | Traducido por yarzeth ayala