Cómo bajar de peso en 2 semanas siendo adolescente

Bajar de peso ya es bastante difícil sin la lucha añadida de la adolescencia. La graduación, la bienvenida o el deseo general de aceptación social puede inspirar a los adolescentes hacia el camino de la pérdida de peso. La American Academy of Pediatrics recomienda que los adolescentes eviten las dietas drásticas en favor de establecer hábitos saludables de alimentación e incorporar ejercicio cada día. Bajar de peso de 1 a 2 libras por semana es razonable si los adolescentes siguen un plan de alimentación sensato e incorporan actividad física casi todos los días a la semana.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Pésate al principio y una vez a la semana a partir desde ese entonces. En un estudio realizado por la University of California-San Diego, más adolescentes participando en pesajes semanales perdieron peso que aquellos que se pesaron a sí mismos con menos frecuencia.

  2. Come tres comidas al día y refrigerios saludables entre ellas si es necesario. Saltarse las comidas no conducirá a pérdida de peso. De hecho, ralentiza el metabolismo haciendo que sea más difícil perder peso.

  3. Registra tu ingesta de alimentos y bebidas en un diario de alimentos y apunta a mantener tu consumo de calorías en el rango recomendado para tu edad, sexo y nivel de actividad. Los niños inactivos de 14 a 18 años y las chicas un poco o muy activas deben mantener la ingesta calórica diaria entre 2.000 y 2.400 calorías por día. Este número aumenta a 2.400 y 2.800 para los niños semiactivos y aumenta aún más a de 2.800 a 3.200 calorías para los niños muy activos. El número mágico para las chicas inactivas es de 1.800 calorías por día.

  4. Elije una fruta y una verdura sin almidón en cada comida, si es posible. El producto fresco es rico en agua y fibra, lo cual ayuda a sentirse lleno. También es bajo en calorías, por lo que una gran porción no sabotea tu asignación diaria de calorías.

  5. Come una porción de proteína en cada comida, como carne magra, queso bajo en grasa o frutos secos. La proteína es esencial para la energía. El Dr. Lawrence Wilson, MD, explica que el cuerpo convierte la proteína en grasa y azúcar para su uso como combustible. Tu cuerpo utiliza las proteínas para fabricar y reparar las células, una función de vital importancia, especialmente cuando estás ejercitando y desarrollando músculo.

  6. Ponte en movimiento durante al menos una hora la mayoría de los días de la semana. Practicar deportes, caminar con amigos, andar en skate y caminar a la escuela hacen que tu corazón bombee y se muevan los músculos sin el factor aburrimiento. Quemar más calorías de las que ingieres hará que los números de la balanza caigan.

  7. Evita los alimentos y las bebidas azucaradas tan a menudo como sea posible. Aunque la Columbia University informa que satisfacer un antojo ocasionalmente está bien. Los alimentos altamente procesados y con azúcar son altos en calorías pero bajos en nutrientes. Las bebidas gaseosas también entran en esta categoría.

Consejos y advertencias

  • Sé consciente de tus porciones. Una porción de vegetales es aproximadamente del tamaño de una bombilla de luz. Imagina una pelota de tenis cuando piensas en frutas y pasta. Una porción de proteína, como pollo o carne es del tamaño de una baraja de cartas. Una porción de mantequilla de maní es casi tan grande como una pelota de golf.
  • Los adolescentes que no han completado la pubertad deben tener cuidado cuando restringen calorías, por lo que deben consultar con un médico antes de comenzar cualquier dieta o plan para bajar de peso. La restricción calórica excesiva durante la pubertad puede impedir el crecimiento.

Más galerías de fotos



Escrito por amber canaan | Traducido por mariano abrach