Pescando en el Lago Gregory en California

El parque regional lago Gregory con sus botes de renta y su generosa orilla facilita a los pescadores cosechar los beneficios de la pesca. El lago, con sus 84 acres de superficie (34 hectáreas) y 2,5 millas de orilla (4,02 kilómetros) es suficientemente pequeño para pescar flotando y suficientemente grande para remar y la pesca de arrastre. Su orilla sur tiene muchas áreas abiertas con buenos lugares para lanzar el anzuelo. La elevación de (1.370 metros) y el Bosque de San Bernardino que lo rodea proporciona un respiro del humo de verano y el calor de tres dígitos que cubren las ciudades al sur de las montañas de San Bernardino. En el pequeño pueblo turístico de Crestline, este lago sin vigilia anima a la actividad física

Los peces

Gracias a las regulares reservas por el departamento de pesca y vida salvaje de California, desde la primavera asta el otoño, el lago Gregory ofrece pesca de la trucha arco iris mejor que el promedio. El lago es especialmente conocido por su trucha pero también ofrece bagre, lobina y peces para freír, incluyendo mojarra y perca sol. El departamento de pesca y vida salvaje de California también plantó trucha café para ayudar a controlar la población invasiva de la mojarra. La cámara de comercio de Crestline (crestlinechamber.net) patrocina derbis en primavera, verano y otoño de tal forma que puedes probar tu habilidad y suerte contra las de otros pescadores.

Carnada y aparejos

Las carnadas de masa son a menudo usadas en el lago Gregory para atrapar a la deliciosa y saludable trucha de río. La revista "caza y pesca" nota que las carnadas son más efectivas que los señuelos para sacar trucha en el lago Gregory. Otros han tenido buena suerte con colas de gallo. La carnada y aparejos pueden ser comprados en las principales tiendas de deportes. El cobertizo de botes vende carnada, y las ciudades cercanas de Lago Punta de Flecha y Oso Grande tienen grandes suministros en sus tiendas de pesca y deportes.

Reglamentos

Puedes pescar desde el alba hasta el anochecer en las orillas del lago Gregory en cualquier época del año y sin costo si tienes una licencia de pesca deportiva de California, la cual puede ser comprada en línea en el sitio de Internet del departamento de pesca y vida salvaje de California o más cerca en cualquier tienda principal de deportes en California. Cada licencia permite el uso de una caña de pesca. La captura diaria está limitada a cinco piezas. No se permiten botes privados en el lago pero puedes rentarlos de un concesionario en el lago.

Renta de botes

El cobertizo de botes en la orilla sur del lago Gregory renta botes de remo y motores eléctricos para arrastrar y abre del último fin de semana de Abril hasta el tercer fin de semana en Octubre. Puedes traer tu propia cámara flotante de pesca, kayak o canoa y lanzarlos al agua por una pequeña cuota. La pesca normalmente no requiere de un alto nivel de actividad, pero estar en la naturaleza es relajante y bueno para la mente. La pesca con mosca tiene una cualidad casi meditativa. Y si combinas remar un bote o utilizar una cámara flotante de pesca, la cual tu impulsas con aletas y movimiento de patadas, obtienes un entrenamiento también.

Más cosas para hacer

Si quieres probar otros deportes en el lago Gregory, renta un bote de vela del cobertizo de botes o lleva a tus niños a la playa para nadar y al deslizador de agua. En el verano, el área de natación está repleto con tablas de remos. O, simplemente puedes disfrutar la relativa tranquilidad del área de pesca, donde tu puedes recorrer el camino de 2.5 millas (4,02 kilómetros) alrededor del lago que te lleva a una pista de ejercicios con estaciones para estiramientos, agilidad y ejercicios de fuerza. Observa la vida salvaje a lo largo del camino, incluyendo ardillas, garzas azules, águilas doradas, azulejos de montaña, águilas pescadoras, ánades reales y arrendajos azules. Hay un área para merendar cerca de la playa para nadar donde puedes asar la pesca del día. Si luego quieres bajar la cena, hay voleibol de playa.

Más galerías de fotos



Escrito por cindy blankenship | Traducido por jorge de leon polanco