¿Qué pescados son ricos en colesterol?

Para una mejor salud del corazón, la American Heart Association recomienda consumir pescado al menos dos veces por semana. Tal vez te preguntes si es bueno consumir todo tipo de pescado, o si debes limitar los que son altos en colesterol y grasa. La verdad es que, en comparación con la carne, el pescado es relativamente bajo en colesterol. El marisco es un pescado rico en colesterol, pero incluso este alimento puede ser incluido en una dieta saludable.

Pescado y colesterol

Si estás vigilando tu ingesta de colesterol, debes preocuparte por la disminución de tu colesterol en la sangre y mejorar tu salud cardiovascular. Evitar el pescado debido al contenido de colesterol puede no ser una medida tan inteligente. La mayoría de los peces son bajos en colesterol y son una fuente saludable de algunos ácidos grasos esenciales que pueden mejorar la salud del corazón. Los pescados contienen ácidos grasos omega-3, que reducen la presión arterial y la presencia de coágulos sanguíneos.

Pescados ricos en colesterol

Los mariscos, como los mejillones, el cangrejo, la langosta, los camarones y las ostras son más altos en colesterol. Una porción de 15 camarones grandes contiene 166 mg de colesterol; cuatro o cinco mejillones al vapor contienen 48 mg de colesterol; 3 oz de cangrejo tienen 80 mg de colesterol; y 3 oz de langosta contienen 61 mg de colesterol.

Comparación del colesterol

Aunque puede parecer que los mariscos tienen un alto contenido de colesterol, esta cantidad sigue siendo baja a moderada si se compara con la carne. Por ejemplo, un solomillo de 3,5 oz tiene 80 mg de colesterol; 3,5 oz de cordero contienen 106 mg de colesterol; y un huevo tiene 212 mg de colesterol. Teniendo en cuenta la cantidad de mariscos que comes, en comparación con la cantidad de carne que consumes, los pescados son más bajos en colesterol y más saludables que ciertas carnes. Por esta razón, además de los ácidos grasos esenciales, el bajo contenido de grasas saturadas y las vitaminas y minerales, es por la cual la American Heart Association recomienda sustituir la carne por pescado dos veces por semana.

Preparación

La forma de preparar el pescado puede mejorar las propiedades del mismo o aumentar el contenido de grasa y colesterol. La langosta y el cangrejo pueden convertirse rápidamente en almacenes de grasa y colesterol cuando se sirven con un plato de mantequilla derretida. Y los mejillones, las ostras y las almejas también pueden ser perjudiciales si se fríen. Elige pescados a la parrilla, al vapor o al horno y mariscos con aceite de oliva, en lugar de mantequilla, y hierbas bajas en sodio y especias.

Más galerías de fotos



Escrito por laura niedziocha | Traducido por sofia loffreda