Pesca en el hielo en Erie, Pennsylvania

Situado en la costa del lago Erie en el noroeste de Pennsylvania, la ciudad de Erie se encuentra a pocas distancias de algunos de los mejores lugares de pesca en el hielo del estado. La isla Presque ubicada en una península se prolonga en el lago al oeste de Erie, formando una ensenada protegida conocida como la Bahía de la Isla Presque. Esta bahía, junto a varios estanques de la península, ofrece la oportunidad de pescar en hielo especies como lucio, perca, robaleta negra y otras.

Destinos


La bahía de la isla Presque sirve como un lugar natural de desove y alimentación de muchos de los peces nativos del lago Erie.

La bahía de la isla Presque cubre casi seis millas cuadradas y sirve como un lugar natural de desove y alimentación de muchos de los peces nativos del lago Erie. La bahía se congela por completo a lo largo de la mayoría de los inviernos, comenzando con la formación de hielo en su parte posterior, luego se expande progresivamente hacia el este hacia la boca de la bahía. La bahía Misery y el estanque Pond, pequeñas bahías situadas en la bahía de la isla Presque, también ofrecen la oportunidad de realizar pesca en hielo, al igual que el estanque Cuenca del este y el estanque Cuenca del oeste. Todas estas aguas son accesibles a través del parque estatal de la isla Presque (dcnr.state.pa.us), que abarca toda la península y está abierto todo el año.

Consejos y tácticas para la pesca en hielo

Una pequeña caña de pesca de hielo y un carrete funcionan bien para la perca, el pez sol y la robaleta. El anzuelo de elección para estos suele ser una pequeña lágrima en punta con alguna larva, gusano de cera o pequeños pececillos vivos como cebo. Para las especies más grandes, se utilizan peces vivos de mayor tamaño como cebo y los pescadores optan por emplear un sistema abatible, con una bandera que "aparece" cuando muerden el anzuelo. Pescar con un anzuelo en una caña de pesca de hielo es otra táctica que puede atrapar al lucio, la lucioperca, la trucha y el bajo. Generalmente, puedes encontrarlos bajo el hielo en aguas relativamente poco profundas -15 pies o menos- cercanas a zonas rocosas, bajadas o colchón de malezas.

Seguridad en la pesca en el hielo


Cuando vas de pesca en el hielo, es mejor no ir solo y avisar a alguien antes de salir al hielo.

La seguridad es siempre una preocupación primordial cuando se pesca en el hielo, sobre todo en grandes masas de agua como la bahía de la isla Presque. Los estanques de la bahía Horseshoe y Misery suelen tener hielo seguro a finales de diciembre o principios de enero, pero la bahía principal a veces puede tomar más tiempo para congelarse. Cuando vas de pesca en el hielo, es mejor no ir solo, especialmente si no tienes mucha experiencia, y es importante avisar a alguien antes de salir al hielo, para que alguien sepa a dónde vas. Siempre debes usar un chaleco salvavidas, llevar a una cuerda y pica hielos y vestirte en capas para prepararte para el cambio de los patrones climáticos. El espesor del hielo no se controla en la bahía, por lo que tendrás que utilizar tu propio juicio y el de los pescadores locales, que están familiarizados con el agua para asegurarte de que es seguro. Una barra de puntal es una herramienta útil para probar el espesor del hielo antes que pises sobre ella.

Licencias y normas para la pesca

Se requiere tener una licencia de pesca de Pennsylvania vigente para ir a pescar en el hielo en Erie o cualquier otra parte del estado. Las licencias están disponibles a través del sitio de la comisión de pesca y barcos de Pennsylvania (fishandboat.com) y en la mayoría de tiendas de carnadas y tiendas de artículos deportivos en el área de Erie. La bahía de la isla Presque es considerada un afluente de los Grandes Lagos bajo las leyes de pesca de Pennsylvania. Una guía completa de las temporadas de pesca del estado, las restricciones de longitud y límites de capturas diarias está disponible en línea o en folletos impresos en la mayoría de los lugares donde se venden licencias de pesca.

Más galerías de fotos



Escrito por richard corrigan | Traducido por eliana belen doria