Pesas y dolor en el antebrazo

El dolor en el antebrazo relacionado con el levantamiento de pesas puede ser frustrante y debilitante. Puede hacer que simples tareas sean insoportables y señal de una lesión seria que requiere atención médica. Es importante entender qué causa este dolor y cómo se puede prevenir y tratar.

Síntomas

Los síntomas del dolor en el antebrazo relacionado con el levantamiento de pesas puede ir desde una leve molestia a una incomodidad severa en el antebrazo. Este puede ir acompañado de una variedad de otros síntomas como sensibilidad, inflamación, calor, moretones o decoloración en la piel. En los casos severos, experimentarás dolor en la parte superior del brazo y hombros, debilidad muscular o una perdida de movilidad del brazo.

Causas

El dolor en el antebrazo relacionado con el levantamiento de pesas puede tener lugar si sobreutilizas tus músculos (especialmente si entrenas demasiado duro o si levantas pesas diariamente). Puede tener lugar si te fracturas un hueso, tienes un esguince en un músculo o estresas un tendón en el antebrazo al usar pesas. Además, puedes también desarrollar tendinitis. Esta condición tiene lugar repentinamente o a raíz de un movimiento particular repetido continuamente, como levantar pesas durante un largo período de tiempo.

Tratamientos

Busca atención médica si sospechas que tienes una fractura o tendinitis. Si el dolor en el antebrazo es leve, tómate un descanso y no vuelvas a levantar pesas hasta que el dolor desaparezca. MedlinePlus del National Institute of Health recomienda aplicar hielo o calor al antebrazo durante al menos 20 minutos por vez durante las primeras 72 horas. Envuelve tu antebrazo con vendas médicas para reducir el dolor y la inflamación. El acetaminofeno o ibuprofeno son los medicamentos de venta libre recomendados para controlar los síntomas.

Consejos

Haz un estiramiento dinámico antes de empezar con los ejercicios de fortalecimiento. Si notas dolor mientras levantas pesas o mientras ejercitas con ellas, detente y estira tus brazos. El American College of Sports Medicine recomienda que tu rutina de ejercicios incluya ejercicio aeróbico, fortalecimiento y flexibilidad. Varía tus ejercicios y evita hacer la misma rutina diariamente (esto reduce tu riesgo de lesión). Pídele consejos a un preparador físico. Corres más riesgo de lesiones si no practicas técnicas de entrenamiento apropiadas.

Más galerías de fotos



Escrito por rose erickson | Traducido por maría marcela mennucci