¿Por qué las personas necesitan potasio?

Si quieres tener un cuerpo saludable que soporte tu estilo de vida, no puedes darte el lujo de tener una baja ingesta de potasio. Al igual que muchos otros nutrientes esenciales, el potasio ayuda a construir proteínas y a metabolizar carbohidratos. Como un electrolito, el potasio estimula los nervios y los músculos a través de tu cuerpo. Incluso ayuda a retener el calcio en tus huesos. Sin embargo, algunas de sus funciones más importantes afectan tu sistema cardiovascular.

Transmite electricidad

El potasio pertenece a un grupo de minerales llamados electrolitos, los cuales tienen la capacidad para transmitir impulsos electrónicos. Además de transmitir impulsos que estimulan los músculos y nervios, el potasio trabaja con otros electrolitos para mantener la cantidad apropiada de fluidos en tu cuerpo. Cuando consumes comidas o bebidas ácidas, el potasio ayuda a garantizar que el nivel de acidez de tu cuerpo se mantenga en un rango saludable.

Regula el ritmo cardiaco

El potasio regula tu ritmo cardiaco al controlar la tasa a la cual se contraen los músculos del corazón. Cuando los niveles de potasio se incrementan o reducen demasiado, tu ritmo cardiaco se vuelve irregular, y tu corazón incluso puede dejar de latir. Tus niveles de potasio pueden ser más bajos de lo que deberían ser si eres como la mayoría de los estadounidenses y consumes solamente la mitad del potasio que necesitas a diario, según el USDA. Sin embargo, los altos niveles de potasio generalmente provocan enfermedades renales u otras condiciones médicas como quemaduras severas, hemorragias, tumores, lesiones e infecciones.

Presión arterial baja

Tanto el sodio como el potasio afectan la presión arterial, pero tienen funciones opuestas. El sodio eleva tu presión arterial, mientras que el potasio la disminuye. Un artículo publicado en la edición de septiembre del año 2012 de "The American Journal of Clinical Nutrition" indica que el 99,4 por ciento de todos los estadounidenses consumen más sodio que la ingesta diaria de 1.500 mg recomendada por la American Heart Association. Esto contrasta con la ingesta de sólo la mitad del potasio recomendado. El consumo de una dieta alta en sodio y baja en potasio duplica tu riesgo de morir por un ataque al corazón, advierten los Centers for Disease Control and Prevention.

Fortalece tus huesos

Los nutrientes asociados con la formación de huesos fuertes son el calcio y la vitamina D, pero el potasio también afecta la cantidad de calcio que hay en tus huesos. Si tus niveles de potasio son bajos, tu cuerpo produce menos huesos nuevos, y también pierde más calcio y minerales en los huesos existentes. Además de debilitar los huesos, está pérdida de calcio incrementa el riesgo de desarrollar cálculos renales.

Recomendación y fuentes

Para cumplir con tu ingesta diaria recomendada de 4.700 mg de potasio, tendrás que incluir fuentes de potasio en todas las comidas. Dos de las mejores fuentes son las patatas: una patata horneada suministra 610 mg de potasio y una patata dulce tiene 694 mg. Una taza de yogur tiene cerca de 579 mg de potasio, mientras que una banana contiene 422 mg. Obtendrás aproximadamente entre 350 y 380 mg de 1/2 taza de frijoles, una taza de leche descremada y una porción de 3 onzas de pollo y pescado. Otras buenas opciones que suministran entre 300 y 400 mg por porción incluyen la calabaza de invierno, la espinaca, el apio, el albaricoque, el melón y el jugo de naranja.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por paulo gutierrez