¿Por qué algunas personas no pueden hacer flexiones?

Los ejercicios prácticos se pueden realizar en cualquier lugar, las flexiones conforman parte de ciertas clases de educación física y programas de entrenamiento personal. Aunque las flexiones parecen fáciles, muchas personas luchan para poder realizar una por completo. Con el gran número de músculos que se necesitan para realizar una flexión, existen muchas razones por las que algunas personas son incapaces de completarlas de manera exitosa.

Anatomía de la flexión

Es muy común confundirse y creer que los únicos músculos que se benefician de las flexiones son los músculos del pecho. Una variedad de diferentes músculos, incluyendo los deltoides, tríceps y abdominales, se utilizan para completar una flexión. Los músculos de tu pecho, principalmente los pectorales mayores, junto con los deltoides anteriores en la parte frontal de tus hombros suben y bajan tu cuerpo durante una flexión. Ubicados en la parte trasera de tus antebrazos, los tríceps ayudar al movimiento de la flexión y a las extensiones del brazo que se dan durante el ejercicio. Los músculos abdominales ayudan a estabilizar tu cuerpo y mantener la alineación de tu cuello, espina dorsal, pelvis y caderas durante el ejercicio.

Principiantes

Realizar una flexión puede ser difícil al principio. Cuando comienzas a realizar el ejercicio o cuando participas en nuevo programa de ejercicios, tus músculos pueden parecer débiles o rígidos como resultado de la falta de actividad física anterior. Con músculos del brazo débiles, puedes encontrar difícil apoyar tu cuerpo solo utilizando tus brazos. Para aumentar la fuerza del torso de tu cuerpo, puedes completar las extensiones de tríceps y enrollamiento de bíceps utilizando pesos livianos. También puedes elongar antes de realizar las flexiones para aflojar tus músculos y articulaciones y así ayudar a prevenir cualquier tipo de dolor o lesión.

Inestabilidad del hombro

La inestabilidad del hombro también puede conllevar a realizar flexiones de manera dificultosa. El hombro es la articulación en tu cuerpo con mayor alcance de movimiento. Como resultado de este alcance extremo, tu hombre es susceptible a cualquier tipo de lesión. La inestabilidad del hombro se puede dar cuando la parte superior de tu brazo se fuerza hacia afuera de la articulación del hombro, ya sea a través de una lesión por uso excesivo o por una lesión traumática. Una vez que hayas soportado este tipo de lesión en el hombro, este posee un mayor riesgo de una posible lesión en el futuro. Las lesiones de hombro reiteradas pueden conllevar a inestabilidad crónica del hombro, una afección dolorosa que produce una sensación de que tu hombro va a fallar a medida que participas en actividades tales como flexiones que requieren del uso de tus hombros.

Forma inadecuada

Una de las razones principales por las que las personas poseen dificultades para poder o no realizar una flexión es la falta de realizar el ejercicio de manera correcta. Para completar una flexión de manera correcta, debes comenzar clocando tu cabeza hacia el suelo. Tus brazos deben estar extendidos y debes posicionar los hombros bien separados. Tu espalda debe estar plana y tus pies deben estar juntos, con los dedos de los pies y el tercio anterior de los pies en el suelo. Lentamente baja tu cuerpo hasta que tu pecho alcance el suelo. Para volver a la posición inicial, empuja tu cuerpo de nuevo hacia arriba lentamente a medida que extiendes tus codos.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle zehr | Traducido por melisa lazarte