¿Por qué las personas adelgazan cuando están estresadas?

El estrés no es garantía de pérdida de peso y sumergirte en un frenesí de ansiedad ciertamente no es una estrategia sostenible para adelgazar. De hecho, algunas personas en verdad pueden aumentar de peso cuando están estresadas porque reducen el ejercicio o recurren a comer en exceso como fuente de alivio. Aunque la ansiedad puede conducir a una pérdida de peso accidental, que siempre amerita llamar a tu médico.

Ansiedad y hábitos alimenticios

Las personas responden al estrés de diversas maneras, y los que adelgazan bajo condiciones estresantes pueden dejar de comer o consumir menos comidas. Eso podría deberse a estar tan abrumado por el estrés que sientes que no tienes tiempo para preparar una comida o que olvidas alimentarte. En otros casos, la ansiedad puede causar malestares estomacales que convierten la comida en una idea miserable. Algunos responden al estrés desarrollando un trastorno alimenticio, como bulimia y anorexia, y éstos pueden conducir a una pérdida de peso rápida (y peligrosa).

Quema de energía por ansiedad

La ansiedad puede generar síntomas desagradables, como la inestabilidad, la sensación de una bola en la boca del estómago e inquietud. Si respondes a esta energía nerviosa volviéndote más activo, puedes adelgazar. A veces simplemente caminar por la casa día tras día basta para perder peso, pero el ejercicio en exceso como respuesta ante el estrés también puede conducir al adelgazamiento.

Trastornos del sistema endócrino

Un trastorno del sistema endócrino puede perjudicar el funcionamiento normal de tu metabolismo, haciendo que pierdas peso de forma repentina e inexplicable. Algunos trastornos, como el hipertiroidismo, también pueden generarte ansiedad e inquietud. Si tienes un trastorno del sistema endócrino, quizás observes que te sientes ansioso sin motivo aparente. En dicho caso, la pérdida de peso no es causada directamente por la ansiedad, sino por los cambios químicos en tu cuerpo que conducen a la ansiedad.

Abuso de drogas

Si dependes del alcohol, la nicotina o las drogas para lidiar con el estrés, tu metabolismo y peso pueden cambiar. Fumar puede quemar algunas calorías extra por día y acelerar tu metabolismo, y algunas drogas poseen efectos similares. El alcohol contiene calorías vacías, así que de hecho puede hacerte aumentar de peso. No obstante, si beber alcohol te hace sentir lleno o con náuseas, quizás no comas lo suficiente y acabes adelgazando.

Más galerías de fotos



Escrito por van thompson | Traducido por laura guilleron