Personalidad antisocial en adolescentes

Los adolescentes no siempre dicen la verdad, tampoco se preocupan todo el tiempo de los derechos de los demás, pero esto no significa que tienen un trastorno de personalidad antisocial. En su lugar, de acuerdo con el sitio web de la Clínica Mayo, los adolescentes con dicho desorden de personalidad presentan un patrón de conducta. Cuando a los adolescentes se les diagnostica con ésta condición, violan los derechos de otros, no sienten remordimiento o culpa, haciendo difícil para ellos el hecho de cargar cualquier responsabilidad.

Lo que el trastorno de personalidad antisocial es

"Trastorno de personalidad antisocial" es definido como una indiferencia penetrante hacia las necesidades y derechos de otros, de acuerdo con el sitio web de Healthy Children. Entrando un poco más a ésta descripción, la página web de Focus Adolescent Services dice que los jóvenes con trastorno de personalidad antisocial muestran una "falta de consideración por los estándares morales o legales en la cultura local". Éstos adolescentes son incapaces de seguir las reglas o de llevarse bien con otros. Si el joven es menor de 18 años de edad, su condición se llama "trastorno de conducta".

Signos del trastorno

Los adolescentes diagnosticados con el trastorno de personalidad antisocial muestran una persistente indiferencia por lo bueno y malo; son expertos en usar el encanto para hacer que otros hagan lo que ellos quieran. Manipulan a otros, sólo por diversión o para obtener algo. Ésto jóvenes también son egoístas y se sienten superiores al resto. Intimidan a los demás, violan sus derechos y falsifican situaciones. Los adolescentes que sufren del mencionado trastorno han tenido un curso de encontrones con la policía. No sienten pena en lastimar a otra persona y no pueden sentir empatía, de acuerdo con la página en línea de la Clínica Mayo. Esta personalidad adolescente es irritable, hostil e impulsiva. Pueden mostrar signos de agitación o agresión que pueden escalar a violencia. Toman riesgos innecesarios y se han involucrado en relaciones abusivas con otras personas. Si tiene empleo, su conducta laboral se califica como "irresponsable". Y sobretodo, no es capaz de aprender sobre las consecuencias negativas de las conductas anteriores.

Cuando el trastorno de personalidad antisocial comienza

El trastorno de personalidad antisocial puede comenzar desde la infancia, cuando se clasifica como desorden de conducta, de acuerdo a la web de Mayo Clinic. Éstos niños pueden ser crueles con animales, y experimentar enojo explosivo y aislamiento social de los compañeros de clases. Las conductas de abuso son comunes, al igual que el desempeño escolar bajo. Conforme el niño crece hacia la edad adulta, puede desarrollar problemas con las drogas o el alcohol. También puede involucrarse en conductas criminales y destructivas.

Factores de riesgo biológicos y conductuales

Los factores de riesgo caen en varias áreas, como la biológica, conductual, familiar o relacionado a la escuela. En la atmósfera biológica y biosocial, los factores de riesgo pueden incluir complicaciones prenatales, género másculino, problemas perinatales o de parto, factores genéticos y hormonales, y disfunciones de neurotransmisores. Los factores de riesgo tempranos de la conducta infantil incluyen problemas de lenguaje, mal funcionamiento de ejecución, baja inteligencia, retrasos en el desarrollo, impulsividad, temperamento difícil o negativo, déficit de atención o trastorno de hiperactividad, falta de culpa, toma de riesgos, falta de empatía, problemas de apego y comportamientos problemáticos en diferentes entornos.

Factores de riesgo familiares y escolares

Los factores de riesgo familiares incluyen baja educación por parte de los padres, pobreza, maternidad adolescente, familia numerosa, cambio frecuente de cuidador, divorcio o separación, desempleo de los padres, criminalidad, abuso de sustancias o trastorno mental. Factores adicionales pueden incluir negligencia, abuso infantil, supervisión inadecuada, castigos físicos, alto estrés dentro de la familia, aislamiento social, estímulo de los padres hacia la desviación y delincuencia de hermanos. Los riesgos de escuela y grupales incluyen baja motivación escolar, problemas de rendimiento, absentismo escolar, abandono o cambio de escuela, baja participación de los padres académicamente, mal ambiente escolar y un alto número de estudiantes antisociales. Rechazo de los pares, pertenecer a pandillas y la afiliación a grupos delincuentes también pueden contribuir como factores de riesgo, de acuerdo con la página web de Forensic Mental Health.

Más galerías de fotos



Escrito por genevieve van wyden | Traducido por arcelia gutiérrez