Peróxido de benzoilo y la piel sensible

Una de las primeras líneas de defensa en contra de las molestas espinillas es el peróxido de benzoilo que combate el acné de dos maneras. Ayuda a matar las bacterias que causan acné y actúa como un agente que seca para absorber el exceso de grasa en la piel. Pero también es un químico fuerte que puede irritar la piel. En la mayoría de los casos, puedes detener la irritación al utilizar menos cantidad y hacerte aplicaciones más separadas.

Peróxido de benzoilo

El peróxido de benzoilo se encuentra comúnmente en las cremas contra el acné, jabones de cara y lociones. De acuerdo con UN’s Food and Agriculture Organization, también se utiliza para blanquear la harina y la proteína de queso, curar el caucho de silicona y para fabricar algunos plásticos. FAO Chemical & Technical Assessment describe el peróxido de benzoilo como un sólido cristalino no soluble al agua creado a través de la reacción de tres químicos: cloruro de benzoílo, peróxido de hidrogeno y sodio de hidrógeno.

Peróxido de benzoilo y el cuidado de la piel

El peróxido de benzoilo puede tratar el acné cuando es tópico. Es especialmente útil para reducir el propiubacterium acne, el tipo de bacterias que causan acné ya que a diferencia de otros tratamientos de antibióticos, la aplicación tópica no causa resistencia en las bacterias.

Causas de la piel sensible

La piel sensible no tiene causa universal. Pero el Dr. Leslie Baumann de American Academy of Dermatology comenta que hay cuatro tipos distintos de reacciones de la piel sensible: piel roja y con picazón causada por alergias o irritantes, ardor o picazón, acné y rosácea. De todas estas, el peróxido solamente se utiliza para tratar el acné. Este puede causar resequedad, de acuerdo a National Institutes of Health. Pero si terminas con una picazón, enrojecimiento e inflamación extrema ve a tu dermatólogo. Quiza tengas dermatitis o pudieras estar experimentando una reacción alérgica.

Tratar la piel sensible con peróxido de benzoilo

A menos que conozcas la causa de la piel sensible, procede con precaución con el peróxido de benzoilo. The New Zealand Dermatological Society enlista tres niveles de concentración: 2,5 por ciento, 5 por ciento y 10 por ciento. Si experimentas enrojecimiento, resequedad o irritación leve, prueba una fórmula con un porcentaje menor.

Alternativas

Si tu piel reacciona desfavorablemente al peróxido de benzoilo, hay otras maneras de tratar el acné. The American Academy of Dermatology comenta que el ácido salicílico y los retinoides son otras posibilidades. Summer Rayne de Planet Green sugiere buscar tratamientos con ingredientes naturales, como con corteza de sauce y aceite de árbol de té. Estos ingredientes combaten las bacterias y la inflamación de la piel, comenta.

Más galerías de fotos



Escrito por jenni wiltz | Traducido por alejandra rojas