Cómo permanecer motivado para hacer dieta y ejercicio

Aunque muchas personas pueden iniciar una dieta y ejercicio sin problemas, apegarse a un programa podría no ser tan sencillo. La motivación es esencial para seguir un programa de ejercicio y comer saludablemente, pero encontrar esa motivación puede ser difícil también. En lugar de tratar de recurrir a la simple fuerza de voluntad para mantenerte en el camino, es mejor crear un plan que te ayudará a superar los momentos en que te sientes flaquear.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Hazte un examen físico. Haz que tu médico examine tu nivel de azúcar en tu sangre, tu grasa corporal y el colesterol en general. Si tienes problemas de rodillas o espalda, pregunta a tu médico si puede deberse al exceso de peso. Tu doctor puede también ayudarte a entender los beneficios del ejercicio y la pérdida de peso y cómo pueden ayudarte a mejorar tus síntomas y problemas.

  2. Haz un seguimiento de tu progreso. Antes de comenzar con tu dieta y ejercicio, pésate, toma tus medidas y anota los datos básicos, como tu presión arterial. Nota si sufres cualquier síntoma que podría estar asociado con el exceso de peso o falta de ejercicio, como la baja energía o los cambios de humor. Luego haz un seguimiento de cómo las cosas cambian conforme te apegas al programa.

  3. Comienza un diario. Úsalo para registrar tus sentimientos en tu programa de pérdida de peso. Escribe tus sentimientos de logro, tus miedos y metas. Al anotar los obstáculos con los que te encuentras y cómo los superas, te darás cuenta de que es posible progresar y te sentirás motivado para seguir adelante.

  4. Fíjate metas conseguibles. Si te convences de que vas a perder 20 libras en un mes, te sentirás decepcionado y desanimado si no ocurre así. En lugar de eso, hazte la meta de perder 2 a 3 libras en un periodo de tiempo sensible, ejercítate por 30 minutos o come un desayuno saludable cada día. Conforme vas logrando tus metas, te sentirás motivado para seguir adelante.

  5. Premia tus logros. Cómprate un nuevo par de jeans una vez que hayas perdido una talla o hazte un pedicura o un nuevo corte de pelo una vez que te hayas ejercitado por tres días seguidos. No te premies con comida; en lugar de eso encuentra maneras de consentirte. Asociarás la dieta y el ejercicio con resultados positivos y será más probable que te ciñas a ellos.

  6. Cambia tu rutina de ejercicios a menudo. Nada puede ser más desmotivante que hacer la misma rutina una y otra vez. Si hay un deporte o actividad que disfrutes, como escalar o bailar, conviértela en parte de tu vida, así estarás activo, pero no te sentirá como que estás haciendo ejercicio. Si no es así, haz que sea una meta para ti intentar cosas nuevas, como una clase diferente en el gimnasio o nuevas máquinas en el salón de entrenamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por reyes valdes