Cómo permanecer delgado sin hacer ejercicio

Si te mantienes delgado y en tu peso, es mucho menos probable que desarrolles enfermedades crónicas, como diabetes tipo 2, alta presión arterial y colesterol alto, mismas se han asociado comúnmente con el sobrepeso. Si temes que podrías comenzar a acumular libras y quieres conservarte delgado, puedes lograr esta meta siendo disciplinado. Si el ejercicio simplemente no es lo tuyo, intenta con una aproximación que involucre otras elecciones de estilo de vida.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Determina tu consumo de calorías actual. Utiliza un contador de calorías en línea como Calorie King para monitorear tu consumo de tres días. Suma tus totales y divídelo entre tres para encontrar tu promedio. Apréndete este número de memoria y no te pases de él en tu consumo diario. Esto te ayudará a mantener tu peso regulado.

  2. Apégate a los alimentos que son altos en nutrientes. Evita los alimentos que son altos en grasas saturadas y calorías vacías, como las donas rellenas de crema, embutidos, panqueques con jarabe y palitos de queso fritos. Come alimentos en lugar de eso, mismas que te pueden dar energía y son más altos en contenido de vitaminas y minerales, como la fruta, los vegetales, frijoles, granos enteros, carnes magras y productos de pescado y bajos en grasas.

  3. Bebe agua en lugar de bebidas altas en calorías. Las calorías provenientes de la soda, ponche de frutas, limonada, tés endulzados y el alcohol, todas pueden acumularse y causar que subas de peso. Evita todos estos y bebe agua con todas tus comidas y a lo largo de todo el día. El Institute of Medicine recomienda que las mujeres beban cerca de 90 onzas al día y los hombres más o menos 120 onzas al día.

  4. Tómate el tiempo de comer desayuno. Cuando te saltas el desayuno, la insulina de tu cuerpo responde incrementándose, lo que termina convirtiéndose en almacenamiento de grasa y aumento de peso, de acuerdo con los especialistas. Prepárate algo rápido y fácil si estás presionado de tiempo, como una taza de yogur con unas moras.

  5. Haz varias comidas pequeñas cada dos o tres horas por el resto del día después del desayuno. Esto ayudará a mantener tu metabolismo elevado y el hambre bajo control y será menos probable que comas de más. Agrega una porción de proteína y carbohidratos complejos a cada comida para volverla balanceada. Un tazón de arroz integral con frijoles es un ejemplo de esta comida.

  6. Pasa tus horas de la noche durmiendo en tu cama. La falta de sueño puede causar que te sientas exhausto durante el día y se pueden desequilibrar las hormonas que controlan el hambre, lo que lleva a comer de más. Intenta dormir por lo menos siete horas durante la noche y asegúrate de que tu habitación esté silenciosa y oscura.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por reyes valdes