La perimenopausia y el ejercicio

La perimenopausia o premenopausia, es un período de aproximadamente dos a 10 años previos a la menopausia. Según el sitio ClevelandClinic.org, la perimenopausia generalmente comienza cuando una mujer entra en sus 40 años. La Clínica Mayo dice que la mayoría de las mujeres experimentan un aumento de peso (1 libra (0,45 kg) por año en promedio) durante los años de la perimenopausia. Un estilo de vida activo que incluya ejercicio regular puede ayudarte a mantener tu peso tan reducido como en tus años reproductivos.

Síntomas de la perimenopausia

Hay una larga lista de posibles síntomas que puedes experimentar durante la perimenopausia. Entre los más comunes son las menstruaciones irregulares, sofocos, sudoración nocturna, trastornos del sueño y cambios de humor. El sitio Women'sHealthCareTopics.com dice que el ejercicio regular puede ayudar a reducir o eliminar algunos o todos estos síntomas. Los National Institutes of Health (NIH por sus siglas en inglés) reportan que la sequedad vaginal, el adelgazamiento del cabello y la dificultad para concentrarse, también pueden suceder durante la perimenopausia.

Levantamiento de pesas

Si bien todos los tipos de ejercicio son beneficiosos durante la perimenopausia, el sitio Women'sHealthCareTopics.com dice que el levantamiento de pesas (entrenamiento de resistencia) es una opción óptima para mejorar la masa ósea y muscular. Con el tiempo, el entrenamiento de resistencia también puede ayudar a perder peso.

Ejercicio aeróbico

La Clínica Mayo recomienda hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico (caminar, nadar o andar en bicicleta, por ejemplo) por lo menos cinco días a la semana. La actividad física regular puede ayudarte a dormir mejor, mejorar tu estado de ánimo y aliviar el estrés. Loa movimientos aeróbicos también pueden mejorar la salud del corazón y ayudarte a mantener tu peso.

Entrenamiento de flexibilidad

El entrenamiento de la flexibilidad, como en los movimientos corporales que se practican en el yoga, pueden ayudarte a reducir el estrés cuando se practican de forma regular, de acuerdo con la Clínica Mayo. Estirar el cuerpo también puede ayudarte a mantener flexibles las articulaciones y los músculos; y también reduce la posibilidad de lesiones cuando entres en la menopausia.

Precauciones

Si estás en los años de tu perimenopausia y estás considerando un régimen regular de ejercicios, consulta a tu médico antes de comenzar. Él te puede asesorar en cuanto a que el programa que deseas llevar a cabo sea seguro, basándose en tu historial médico y tu estado actual de salud.

Más galerías de fotos



Escrito por karen hellesvig-gaskell | Traducido por francisco roca