Perforaciones en el ombligo y cicatrices queloides

La perforación del ombligo está creciendo en popularidad, especialmente entre las mujeres jóvenes. Un ombligo perforado puede ser una manera agradable a la vista de lucir un vientre plano o conmemorar un evento especial de la vida o experiencia. Sin embargo, las perforaciones de ombligo, como otras perforaciones, pueden desarrollar queloides, cicatrices en individuos susceptibles.

Perforación del ombligo

Las perforaciones en general y las perforaciones del ombligo en particular, están ganando popularidad en las sociedades occidentales. Un estudio en el British Medical Journal, publicado en junio de 2008, encontró que uno de cada diez adultos ingleses tenían una perforación en un lugar que no era el lóbulo de la oreja. Las mujeres fueron encontradas más propensas que los hombres a tener una perforación en el cuerpo, un tercio de los adultos ingleses que tenía perforaciones en lugares distintos de los lóbulos de la oreja reportaron tener una en el ombligo. Una perforación en el ombligo se coloca normalmente a través de la aleta de la piel directamente por encima del ombligo, con una pieza curvada de joyería atravesando la perforación y ambas sentados arriba y sobre el ombligo.

Queloides

Los queloides son zonas elevadas de la piel causadas por el crecimiento excesivo del tejido de la cicatriz. Una amplia gama de lesiones en la piel puede causar queloides algunas de las causas más comunes de los queloides incluyen quemaduras, varicela, acné, heridas, incisiones quirúrgicas, vacunas y perforaciones. Puedes tener una predisposición genética a los queloides, que a menudo se observa en la familia. Además, los queloides son generalmente más común entre las mujeres jóvenes y personas de origen africano.

Opciones de tratamiento de queloides

Si tienes una perforación en el ombligo y la formación de una cicatriz queloide, hay varias opciones de tratamiento. Sin embargo, los queloides pueden resolverse y desaparecer sin tratamiento. Los tratamientos típicos para los queloides incluyen congelamiento, presión, inyecciones de corticosteroides, tratamiento con láser, radiación o extirpación quirúrgica. La eliminación de queloides puede no ser efectiva permanentemente y, de hecho, la extirpación quirúrgica queloide conlleva a un riesgo posible de causar que una cicatriz queloide más grande se forme.

Conocimiento experto

Escribiendo para la European Journal of Obstetrics, Gynecology and Reproductive Biology de junio de 2010, Nicolas Kruger reporta un aumento en el número de mujeres embarazadas con perforaciones en el cuerpo en los últimos 20 años. Kruger informa que las perforaciones de ombligo pueden causar estrías durante el embarazo, pues el área alrededor del ombligo y el estómago se distienden. Esto significa que las mujeres pueden ser más propensas a desarrollar queloides durante el embarazo. Por esta razón, muchas mujeres eligen remover la joyería de perforaciones del ombligo durante el embarazo.

Prevención y solución

Práctica un cuidado minucioso de tu perforación de ombligo para reducir el riesgo de infección, lagrimeo o cicatrización. Limpia el ombligo perforado una o dos veces al día, usando un jabón antibacteriano. Asegúrate de que tus manos estén limpias al manipular tu perforación o joyas. Un problema particular con las perforaciones de ombligo es la capacidad de engancharse en la ropa e irritar la perforación. Esto puede conducir a irritación o cicatrización. Mantén la ropa pretinas y cinturones fuera del lugar de perforación del ombligo durante el período de cicatrización para reducir la probabilidad de cicatrización queloide.

Más galerías de fotos



Escrito por jae allen | Traducido por paulina illanes amenábar