Perforaciones de cartílago y la natación

Una de las complicaciones más comunes en las perforaciones de oído es una infección. De acuerdo con una muestra universitaria de estudiantes dirigida en la Pace University, el 17% de las personas con perforaciones experimentaron complicaciones médicas, incluyendo infecciones bacterianas, sangrado y traumas en el tejido. La natación, antes que curar las heridas por perforaciones aumenta tus posibilidades de infección. Las piscinas públicas y los cuerpos acuáticos son heridas que se reproducen por bacterias. Además, el agua tratada con químicos puede dañar tu joyería.

Natación

Las reglas de seguridad te aconsejan no nadar, sentarte en bañeras de jacuzzi o tomar baños calientes hasta que tu perforación haya sanado. De acuerdo con la Oregon Health Licensing Agency, las perforaciones en el lóbulo de la oreja tardan de seis a ocho semanas en sanar, mientras que las de cartílago de cuatro meses a un año. Primero se cura la parte externa de la perforación y después la parte interna. Una perforación puede verse curada a simple vista cuando no es así. La natación rodea la cabeza con las bacterias, las cuales pueden causar infecciones que entran en las aberturas más pequeñas de tu piel.

Piscinas

Las personas pueden asumir que la natación en una piscina no cause una infección bacteriana al entrar en una oreja recién perforada debido al cloro. e acuerdo con los Centers for Disease Control, el cloro no mata ni a las bacterias ni a los gérmenes de manera inmediata. De hecho, los gérmenes pueden sobrevivir en una piscina clorada por minutos o hasta días. El agua contaminada puede entrar al cuerpo causando infecciones de oído, en los ojos, en la piel y en las heridas. Además, una de cada ocho infecciones por nadar en piscinas públicas se encuentran en el código de violaciones e incumplimiento de procedimientos clorados, causando el cierre de las piscinas como lo informa un estudio de 2010 dirigido por los Centers for Disease Control and Prevention.

Lagos

Nadar en agua estancada como en un lago, contribuye a contraer agentes infecciosos. Las pseudómonas son las especies bacterianas que viven en estos cuerpos de agua. Esta bacteria puede entrar por la perforación causando una infección que amenace y que penetre en la sensibilidad del oído causando dolor, inflamación, irritación, drenaje de pus, inflamación de los nódulos linfáticos y fiebre. En un caso de estudio de 2006 reportado por la "Canadian Family Physician", una mujer de 21 años perforó su cartílago y nadó en una piscina abierta durante la semana después de haberse hecho la perforación. Desarrolló pseudómonas y recibió tratamiento con antibióticos y una férula quirúrgica, lo que causó una leve deformación en su oreja.

Aretes

El agua clorada puede arruinar tus aretes así como otro tipo de joyería. El oro y la plata nunca deben entrar en contacto con productos decolorantes como el cloro. Los rayones por cloro y las astillas causan opacidad en la superficie de tus aretes. De acuerdo con Susan Aber, una gemóloga de la Emporia State University, nunca debes usar joyería en una piscina ya que el cloro daña los metales.

Más galerías de fotos



Escrito por suzanne allen | Traducido por karen angelica malagon espinosa