¿Cómo se hace una perforación en el pezón?

La primera vez que entres en una tienda de perforaciones en el cuerpo para hacer perforar tus pezones, se te pedirá que te identifiques para verificar tu edad. También se te pedirá que llenes el papeleo estándar para este procedimiento que incluye información básica de contacto y los formularios de consentimiento. A continuación, el artista de perforación te mostrará la joyería que puedes elegir. Una vez en la silla de la perforación, tendrás que quitarte toda la ropa que cubre tus senos mientras el artista de perforación prepara el equipo. Asegúrate de ver la aguja y joyas esterilizada antes de proceder, para garantizar tu seguridad.

Perforación

El artista de perforación utilizará tinta para marcar dos puntitos en cada lado de ambos pezones. Estos servirán como guías para asegurar que las joyas se insertan en los ángulos adecuados. Algunos artistas de perforación aplican lidocaína en los pezones para reducir al mínimo el dolor, pero muchos no lo hacen. La lidocaína viene en cremas e inyecciones tópicas. A continuación, el perforador descontaminará la piel con una solución estéril, como lo es betadine, para ayudar a prevenir la infección. Él usará pinzas para tirar de la piel marcada. Una aguja especial, o cánula, se insertará a través de los puntos de tinta del primer pezón.

Joya

La cánula tiene una punta especial que se ajusta a la joya. El artista perforador insertará la joya desde el extremo de la cánula y luego tirará de la cánula y de la joya a través de tu pezón. El artista quitará la joya de la aguja o bien atornillará los extremos correspondientes en su barra o usará pinzas para cerrar tu aro. Este proceso se repite en el pezón opuesto. Es común que tu pezón sangre un poco cuando la cánula rompe la piel o cuando se aplica las joya en el pezón. En este punto, la perforación estará completada. El paso final es conseguir información sobre los cuidados posteriores para evitar infecciones y dejar que tus perforaciones sanen adecuadamente.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por nicolás altomonte