La pérdida de peso y la vitamina E

La vitamina E es un nutriente esencial que proporciona soporte para varios procesos y funciones. También es un antioxidante que protege a las células de tu cuerpo del daño ocasionado por los radicales libres. Como un nutriente vital para la creación y el funcionamiento de músculos saludables, la vitamina E puede ser útil para bajar de peso. La cantidad diaria recomendada de vitamina E es de 15 miligramos para los adultos. Como una vitamina soluble en grasa, tu cuerpo almacena los niveles excesivos de vitamina E.

La vitamina E y la pérdida de peso

La vitamina E trabaja con la vitamina K para producir glóbulos rojos, además de ser necesaria para la creación y la salud de los músculos. Debido a su papel en la formación de glóbulos rojos y en la función muscular, la vitamina E podría potencialmente mejorar tu desempeño físico general. Como consecuencia, la vitamina E puede ser un suplemento benéfico como parte de un régimen más grande de pérdida de peso. Una mejora en la función muscular puede ayudar a facilitar la creación de masa muscular magra. De acuerdo al National Council on Strength and Fitness, la masa muscular magra quema más calorías que la grasa corporal y te ayudará a mejorar el metabolismo de tu cuerpo, haciéndolo más eficiente para quemar calorías. Los suplementos de vitamina E, junto con un programa de entrenamiento especializado que incluya ejercicios de resistencia para desarrollar masa muscular magra puede ayudarte a lograr tu objetivo de perder peso. Sin embargo no existe evidencia concluyente que apoye a la vitamina E como un suplemento para la pérdida de peso.

Capacidad antioxidante

Además de mejorar posiblemente el estado físico, la vitamina E puede ayudar a tratar la anemia y la epilepsia en los niños. También puede ayudar a tratar la artritis y la enfermedad de Alzheimer. Al tomarla con vitamina C, la vitamina E también ayuda a tratar las quemaduras debidas al Sol, mejora la salud ocular, reduce la posibilidad de complicaciones con la diabetes e incluso puede ayudar a reducir los espasmos asociados con la menstruación. La University of Maryland Medical Center también indica que la vitamina E puede ayudar a reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y las posibilidades de desarrollar algunos cánceres, especialmente el cáncer de próstata.

Fuentes de vitamina E y su deficiencia

La vitamina E puede obtenerse en varios alimentos, incluyendo las verduras de hojas verdes oscuras, las nueces y los aguacates (avocados). Entre las fuentes animales de vitamina E se encuentran los huevos y el hígado. Los niveles bajos de vitamina E pueden ocasionar varias complicaciones, incluyendo artritis, depresión y preeclampsia en las mujeres. Entre los síntomas de la deficiencia de vitamina E se encuentran la debilidad muscular, la pérdida de masa muscular y visión borrosa o problemas oculares. En casos prolongados, los niveles deficientes de vitamina E pueden dar lugar a complicaciones renales y hepáticas.

Toxicidad de la vitamina E

Los suplementos de vitamina E o el consumo elevado de la misma a través de la dieta pueden ocasionar complicaciones, especialmente si tomas medicamentos anticoagulantes. Las dosis altas de vitamina E también pueden agravar las infecciones del tracto respiratorio y también interferir con medicamentos usados para la quimioterapia y tratamientos por radiación, así como con medicamentos anti-psicóticos, para la depresión y la diabetes. Si estás considerando tomar suplementos de vitamina E con el propósito de bajar de peso o por otros posibles beneficios a la salud, informa a tu médico con anticipación para evitar posibles complicaciones con medicamentos o enfermedades ya existentes.

Más galerías de fotos



Escrito por bethany lalonde | Traducido por juliana star