¿La pérdida de peso reduce un lipoma?

Existe una extraña paradoja con lipomas. Se componen de grasa, pero no desaparecen cuando se reduce tu nivel de grasa corporal. Casi por definición, los lipomas no responden a la pérdida de peso. Si tienes uno o múltiples lipomas, consulta a tu médico acerca de tus opciones de tratamiento. A veces, lo mejor es dejarlos.

Datos de lipoma

Un lipoma es un tumor benigno suave. Se compone de tejido graso y, a menudo se encuentra justo debajo de la piel en áreas como la cabeza, el cuello, los hombros y la espalda. Siendo medios benignos, los lipomas presentan poco riesgo para ti, incluso si los encuentras desagradables. Crecen muy lentamente, se sienten firmes pero esponjosos y se mueven un poco cuando los presionas. La mayoría no causan ningún dolor; si tienes una pequeña masa dolorosa, puede que no sea un lipoma, por lo que debes consultar a tu proveedor de atención médica inmediatamente. Algunas personas heredan una tendencia a desarrollar lipomas, pero es más común que un lipoma aparezca en la edad media, entre las edades de 40 y 60.

Lipomas y peso

Aunque los lipomas están compuestos por tejido graso y pueden ocurrir en cualquier lugar en que haya células de grasa, estos tumores por lo general no responden a la pérdida de peso. Los lipomas pueden aumentar ligeramente de tamaño si aumentas de peso, pero los médicos creen que están bajo un sistema de control diferente a la grasa normal que pierdes con las medidas de control de peso. Algunas personas sienten que los lipomas se hacen más visibles una vez que pierdes una cantidad dramática de peso.

Liposucción de lipoma

Sin embargo, como una masa de grasa, la liposucción es una forma de tratar los lipomas. Tu médico puede determinar que la liposucción es la mejor opción para ti, basado en el tamaño y número de los lipomas que tienes. El procedimiento consiste en dividir la masa y luego pasar la aspiradora con un instrumento que parece una barra. Entre los beneficios de la liposucción están que tienes un tiempo de recuperación más rápido, cicatrices más pequeñas y la capacidad de eliminar lipomas múltiples con una sola incisión. Sin embargo, a veces es difícil sacar toda la masa con la liposucción y puede crecer lentamente. Otras opciones de tratamiento incluyen una inyección de esteroides para reducir el tamaño y la escisión quirúrgica.

Déjalo

La mayoría de los lipomas es mejor dejarlos quietos, escribe el Dr. Gohar Salam, de la Universidad Estatal de Michigan en un artículo de "American Family Physician" de marzo de 2002. Los lipomas más profundamente arraigados, los que causan dolor o los que crecen rápidamente, deben ser controlados por tu médico y revisados para las opciones de eliminación. En general, los tumores se extirpan quirúrgicamente si sus posiciones representan un riesgo para los nervios, los músculos, los huesos o los vasos sanguíneos alrededor.

Más galerías de fotos



Escrito por angela ogunjimi | Traducido por maría j. caballero