Pérdida de peso para los muslos y cintura femenina

La reducción por zonas es imposible, y si sólo te enfocas en reducir la grasa de los muslos y el abdomen, probablemente no tendrás éxito. No hay otra forma: para perder grasa en las áreas problemáticas, debes perderla en todo el cuerpo. Cuando bajas de peso, tus muslos y cintura también se reducen. Los hábitos alimenticios saludables, el ejercicio regular y una buena dosis de determinación pueden darte una mano.

Almacenamiento de grasa en las mujeres

La edad, la genética y las hormonas son algunos de los factores responsables por el peso que ganan las mujeres. Las mujeres de por sí tienen más grasa corporal que los hombres, y son más propensas a almacenarlas en la parte inferior del cuerpo, principalmente en muslos y caderas. A medida que envejeces, el tejido muscular magro se reduce y comienzas a ganar grasa alrededor del medio. Si bien los muslos flácidos no son deseados, es la grasa abdominal la que es peligrosa, debido a que aumenta el riesgo de enfermedades como cáncer de mama, paro cardíaco, diabetes, hipertensión y enfermedades coronarias.

Pierde peso gradualmente

Para resultados a largo plazo, perder peso de forma gradual es lo mejor. Querrás desarrollar un régimen de pérdida de peso que lo puedas incorporar fácilmente a tu estilo de vida. Cortar de forma drástica las calorías en pos de perder peso rápidamente no se recomienda, debido a que es difícil de sostener y puede resultar en deficiencias nutricionales, problemas cardíacos y litiasis. La Weight-Control Information Network recomienda perder peso en un rango de media libra a 2 libras por semana. Para esto, se requiere un déficit de 250 a 1000 calorías diarias.

Reducir tu ingesta calórica

Consumir menos calorías puede contribuir a tu déficit calórico diario. Reemplazar alimentos altos en calorías por otros con menos es un buen punto de inicio. Por ejemplo, consumir agua en lugar de gaseosas o jugos altos en azúcar, no comer galletas y elegir frutas, y consumir productos lácteos descremados. Si bien estás comiendo menos calorías, aún debes ingerir alimentos saludables que le den energía y nutrientes al cuerpo a lo largo del día. Enfócate en alimentos como cortes magros de carne, frutas, vegetales, granos enteros y lácteos descremados parcial o totalmente.

Quema calorías y mantén el músculo

Hacer de 30 a 60 minutos de cardio moderado la mayoría de los días de la semana y hacer entrenamiento de peso al menos dos veces por semana puede contribuir a la pérdida de peso, según la American Heart Association. El ejercicio cardiovascular quema calorías mientras que el entrenamiento ayuda a mantener el tejido muscular, lo que es esencial, ya que este tejido quema más calorías que la grasa. Para cardio, puedes trotar, caminar, nadar o andar en bicicleta, mientras que los ejercicios de fuerza requieren que te enfoques en los grupos musculares, como la espalda, abdominales, caderas, pecho, hombros, brazos y piernas.

Abdominales y estocadas

Los ejercicios localizados, como los abdominales (crunches) y estocadas (lunges) aumentan y mantienen el tejido muscular, y deben ser parte de tu rutina de entrenamiento. Si los haces de forma aislada, no tendrán efecto si tienes una capa de grasa que cubre tus músculos. De acuerdo con Askthetrainer.com, los ejercicios que se enfocan en un porcentaje más alto de masa muscular son más efectivos a la hora de perder peso. Esto puede incluir estocadas (lunges), step-ups y peso muerto (dead lifts) para los muslos, y abdominales en bicicleta (bicycle crunches), abdominales (situps) y abdominales completos (toe touches) para el abdomen.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por mariela rebelo