Pérdida de peso y fiebre

La pérdida de peso y la fiebre pueden ser un signo de algo grave. La fiebre es un signo de infección y si no se trata puede provocar convulsiones e incluso la muerte. Se requiere un diagnóstico rápido para encontrar y tratar la causa de la fiebre. Además, cualquier pérdida súbita e inesperada de peso debe ser investigada por tu médico.

Fiebre

La fiebre es la respuesta del cuerpo a la enfermedad. Según la Clínica Mayo, la fiebre no es una enfermedad, sino que es un signo de una. Una fiebre significa que tu cuerpo está combatiendo una infección viral o bacteriana. Una fiebre persistente de más de 102 grados Fahrenheit que dura más de tres días debe ser revisada por tu médico. Además, si tienes una fiebre mayor a 104, o si estás muy enfermo, consulta a tu médico de inmediato, especialmente si la fiebre está acompañada de pérdida de peso inexplicable.

Pérdida de peso

La pérdida de peso inesperado puede ser un motivo de preocupación. Según la página web, si has perdido 10% de tu peso corporal durante los últimos seis meses, consulta a tu médico. Una disminución inexplicable de peso puede ser causada por cualquiera de una serie de enfermedades, tales como tiroides hiperactiva, problemas mentales, problemas de hígado, cáncer u otras enfermedades no cancerosas, o problemas que interfieren con la absorción de nutrientes.

Tuberculosis

La tuberculosis, o TB, una infección bacteriana de los pulmones, causa fiebre y pérdida de peso. La TB causa la pérdida de apetito, lo que conduce a la pérdida de peso severa. La tuberculosis afecta principalmente a los pulmones, pero también puede afectar a otros sistemas del cuerpo, como los riñones y la médula espinal. Otros síntomas incluyen una tos que dura más de dos semanas, dolores de pecho, esputo con sangre, debilidad y fatiga, sudores nocturnos y escalofríos.

VIH

El virus de la inmunodeficiencia humana, o VIH, puede ser responsables de la pérdida de peso y fiebre. El VIH se contrae a través de sangre contaminada y es un precursor para el SIDA. Si no se trata, el VIH se convierte en SIDA aproximadamente 10 años después de la infección. Según una página web, otros síntomas del VIH incluyen diarrea, dolor de garganta, ganglios linfáticos inflamados, tos, dificultad para respirar y sudoración nocturna. Si participas en conductas de riesgo como sexo sin protección o usas drogas por vía intravenosa, debes hacerte la prueba.

Precauciones

La pérdida de peso y fiebre deben ser investigados por tu médico. Hay muchas causas posibles, por lo que no significa necesariamente que se trate de algo serio. Sin embargo, una rápida identificación y diagnóstico son esenciales para una gestión adecuada si es algo serio.

Más galerías de fotos



Escrito por mark little | Traducido por esteban arenas