La verdad sobre la pérdida del peso ganado debido al embarazo

Cómo ponerse en forma después del embarazo

El levantamiento de poco peso puede ayudar a las nuevas madres a construir músculo y quemar grasa persistente y no deseada debido al embarazo.

Cuando no te preocupas por la cintura, sientes como que tienes un pase libre.

— Mara Newman, dietista registrada de New Jersey , ex líder de Weight Watchers

Los primeros meses después de tener un hijo pueden ser los más gratificantes de tu vida. Bueno, eso podría ser hasta que encuentres el tiempo para mirarte en el espejo. Pero el hecho de que tu cuerpo cambia después del embarazo no significa que no puedes lograr estar en la mejor forma de tu vida.

Qué esperar

Cuando Natalie Fraschetti miró su estómago, por primera vez después de tener a su hijo, pensó: "Wow, ¿cómo eso va a volver a algo medianamente normal alguna vez?".

Fraschetti, una ingeniera de 30 años de edad en Encinitas, California, dio a luz a su primer hijo en 2010. Corredora desde hace mucho tiempo, su nuevo físico parecía ajeno.

"No es que era gordo, era como una pasa, como una pasa muy suave y blanda", dijo.

Esta experiencia está lejos de ser poco común y, por desgracia, la blandura suave no se asienta sólo en el estómago.

Jenny Burkett Widmaier, 28, una fotógrafa con base en Atlanta, ejercitó durante su embarazo con rutinas diarias de yoga y clases de boot camp ocasionales. Durante su embarazo, ella pensaba que el exceso de peso estaba sólo en el estómago, pero después de dar a luz a su hija, se dio cuenta de la gordura en sus nalgas, piernas y en el área del pantalón de montar, zona en la que nunca antes había tenido problemas.

Muchas mujeres terminan ganando más peso de lo que esperaban, según Mara Newman, una dietista registrada y ex líder de Weight Watchers en Nueva Jersey. Entre 25 y 35 libras se considera saludable, dice Newman, y las mujeres con bajo peso pueden ganar hasta 40 libras sin dejar de estar dentro de un rango saludable.

Practica la paciencia

Con celebridades embarazadas que pasan aparentemente de batas de hospital a vestidos de alfombra roja de talle 2 en semanas, es difícil para las nuevas madres aceptar los cambios físicos, así como el reto de volver a estar en forma.

La buena noticia es que es posible lograr mejor forma que antes del embarazo. La mala noticia es que vas a necesitar mucha paciencia.

Dr. Michael Johnson, un médico obstetra/ginecólogo de la Universidad de California, Los Ángeles, informa luchar contra el impulso de ir al gimnasio inmediatamente.

Durante el embarazo, el volumen de sangre aumenta por lo menos un 15 por ciento para aumentar el gasto cardíaco, en preparación para el parto y la pérdida de sangre. "Cuando los anillos de las mujeres quedan ajustados, es el subproducto del incremento del volumen sanguíneo", dijo Johnson.

Pero estos fluidos simples se movilizarán rápidamente después del embarazo y las mujeres pueden esperar ver una liberación dramática del fluido a través de los riñones entre dos y siete días. Hasta 20 libras pueden perderse fácilmente en tan sólo la primera semana después del embarazo.

Además, la suave y blanda pasa ubicada en donde solían estar tus abdominales tardará al menos seis semanas para volver a ser relativamente normal.

El útero aumenta para soportar el crecimiento del feto, pero después de dar a luz se contraerá durante la lactancia o por su cuenta para recuperar su tamaño normal por al menos seis semanas.

Las fibras musculares de la pared abdominal se alargan para adaptarse al crecimiento del bebé, lo cual es algo que técnicamente nunca volverá a ser completamente normal. El proceso puede tomar de tres a seis meses antes de la propia remodelación de la pared abdominal y de comience a bajar a su tono normal.

"Tienes que tener expectativas razonables", dijo Johnson. ¿Y su mejor consejo para conseguir los abdominales de nuevo? No pensar o preocuparse por hacer abdominales hasta después de por lo menos cuatro meses.

"Puedes hacer sentadillas o abdominales durante todo el día y no vas a lograr nada", dijo. "El cuerpo tiene que hacerlo por su cuenta."

Andrea Rogers, 29, fundadora de Xtend Barre -una combinación de pilates y danza- en Boca Raton, Florida, recientemente tuvo su primer hijo.

"Una gran cantidad de trabajo que se centra en el núcleo es el movimiento de todo el cuerpo", dijo Rogers.

Para fortalecer el núcleo, lo que eventualmente dará lugar a abdominales más firmes, ella recomienda practicar una buena postura durante las primeras semanas después del parto antes de añadir lentamente variaciones de abdominales en los entrenamientos, cuando el cuerpo se sienta cómodo.

"Mientras estás sentado y lactando o intentando entrar en un correo electrónico rápido, concéntrate en dónde están la columna vertebral y la alineación y piensa en sentarte con la espalda recta."

Otra manera de ayudar con la pasa suave es el uso de una faja abdominal o de maternidad como ayuda adicional cuando sientes como si todo estuviera demasiado estirado, según "The Mommy Docs’ Ultimate Guide to Pregnancy and Birth" ("La guía fundamental sobre el embarazo y parto de 'la Mommy Docs'"), de los Dres. Yvonne Bohn, Allison Hill y Alane Park.

Algo a menudo olvidado por las nuevas madres es la importancia de los músculos del piso pélvico, los músculos en la parte inferior de la pelvis que sostienen todo. Estos músculos están traumatizados por el embarazo y el parto y necesitan por lo menos seis semanas para iniciar la primera fase del proceso de curación.

"Tiendo a desalentar ciertos tipos de ejercicio, ya que no quieres poner demasiada tensión en (los músculos del piso pélvico) con el fin de preservar el soporte a la vejiga", dijo Johnson.

Él desaconseja ejercicios bruscos, como correr y trotar hasta al menos ocho semanas después del embarazo. En su lugar, opta por ejercicio de menor intensidad cardíaca como la elíptica o la natación.

Comida y alimentación

Aparte de cómo hacer ejercicio cuando el cuerpo esté preparado para ello, la mejor manera de tomar el control es vigilar lo que comes. La mala noticia es que es hora de volver a la regla de oro: ingresa menos y gasta más.

Ramona Braganza, la entrenadora de celebridades conocida por lograr que Jessica Alba y Halle Berry alcanzaran la mejor forma de su vida después del embarazo, dice que las mujeres deben asumir que van a quemar calorías si están amamantando.

"Mis clientes redujeron su ingesta de calorías, pero se permitieron 500 calorías para la lactancia", dijo. "Pero si notas un cambio en la leche, tienes demasiadas pocas calorías".

Durante la lactancia, consume más calcio en yogurt, leche y quesos blandos para proporcionar la mejor leche para tu bebé. Sin embargo, mientras que las madres lactantes pueden bajar de peso más fácil técnicamente, Johnson dice que la idea está sobrevalorada.

"Creo que es engañoso porque lees sobre Angelina Jolie y cómo la lactancia quema muchas calorías, pero sólo me dió más hambre", dijo Annabelle Martin, periodista de 30 años de edad en Fort Myers, Florida.

Mientras que toma nueve meses tener un bebé, podría tomar otros nueve quitarse el peso y que tú logres una figura mejor. Considerando al menos seis semanas después de dar a luz para siquiera empezar el ejercicio liviano, además de por lo menos otros cuatro meses de espera para que la pared abdominal vuelva por sí misma a su tono, es posible que no lucirás un vestido de talle 2 de alfombra roja tan pronto como el bebé esté dormido.

Pero con paciencia y restricción física preliminar, los músculos reaccionan mejor y más rápido a un eventual ejercicio que si saltas en la cinta dos semanas después de salir del hospital. Agrega una dieta adecuada y estarás en camino a perder el peso debido al embarazo.

Foto: Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por brooke ross
Traducido por sofía bottinelli