Pérdida de apetito en la gastritis

La gastritis es el término médico para la inflamación del revestimiento del estómago. Puede ser de corta duración, conocida como gastritis aguda o durar meses o años, una condición conocida como gastritis crónica. Muchas personas no tienen ningún síntoma de gastritis, pero la pérdida de apetito es un síntoma posible. Como la gastritis tiene muchas causas y puede ser fácilmente confundida con otros problemas estomacales, como la indigestión o intoxicación alimentaria, es importante consultar a un profesional de la salud calificado para obtener el diagnóstico y tratamiento correcto.

Sobre la gastritis

La gastritis ocurre cuando se irrita e inflama el revestimiento del estómago, que se conoce como el epitelio. Hay muchos factores que pueden contribuir a la gastritis, pero de acuerdo a MedlinePlus las causas más comunes son medicamentos como la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno que pueden dañar el estómago cuando se toman durante un período más largo de tiempo, el consumo excesivo de alcohol y las bacterias Helicobacter pylori. Otras causas menos comunes pueden incluir vómitos durante largos períodos, el exceso de producción de jugo gástrico a menudo debido a la tensión, el reflujo de la bilis en el intestino delgado y las infecciones virales. Comer o beber sustancias corrosivas y abusar de la cocaína también pueden causar gastritis, al igual que la exposición a la radiación y algunos trastornos autoinmunes, en particular la anemia perniciosa.

Síntomas comunes

Entre las personas con gastritis que experimentan síntomas, es común la pérdida de apetito, junto con náuseas, vómitos y dolor en el abdomen superior. La conexión entre los síntomas tales como pérdida de apetito y gastritis, sin embargo, no está claro, según el National Digestive Diseases Information Clearinghouse. Por otro lado, la gastritis crónica o grave puede erosionar el revestimiento del estómago y causar sangrado, lo que puede dar lugar a vómitos con sangre, sangre roja en las heces o heces de color oscuro o con aspecto alquitranado, que son el resultado de la sangre seca. En algunos casos, la gastritis crónica puede conducir a tumores, úlceras y pólipos en el revestimiento del estómago.

El tratamiento adecuado

Los medicamentos que ayudan a reducir la cantidad de ácido en el estómago, tales como antiácidos, inhibidores de la bomba de protones y bloqueadores de la histamina, se dan a menudo en la primera línea de tratamiento para la gastritis. Si es necesario, también te darán un tratamiento adicional para la causa subyacente. Por ejemplo, la infección por el Helicobacter pylori requiere inhibidores de la bomba de protones junto con antibióticos. El pronóstico para la gastritis es generalmente bueno, dependiendo de la causa, por lo que el apetito debe retornar una vez que se inicia el tratamiento. Tu médico te puede dar una lista de alimentos que puedes comer, que no irritan las paredes del estómago, pero en general lo mejor es evitar los alimentos altos en grasa y consumir una dieta rica en fibra, de acuerdo con el University of Maryland Medical Center.

Otras consideraciones

Tomar tus medicamentos y comer pequeñas cantidades de comida adecuada debe ayudarte a curar el estómago y provocar que vuelva el apetito. Pero si tienes problemas para retener los alimentos, pierdes el apetito después de algunos bocados de comida o sientes dolor al comer, consulta a tu médico de inmediato. Podría ser el signo de una úlcera en desarrollo. La pérdida del apetito que persiste después de recibir tratamiento para la gastritis también puede ser signo de otra enfermedad posiblemente más grave, así que ve a tu proveedor de atención médica si los síntomas persisten.

Más galerías de fotos



Escrito por solomon branch | Traducido por gabriela nungaray