La pérdida de agua durante el ejercicio

La cantidad de agua que pierdas durante el ejercicio depende de varios factores, incluyendo las condiciones bajo las que corres, la genética y la forma en la que estés. Sin embargo, no es necesariamente una forma de indicar tu nivel de condición, ya que la cantidad de sudor desprendido al hacer ejercicio varía bastante de una persona a otra. No obstante, conforme vayas tomando una mejor condición, tu cuerpo se vuelve más efectivo cuando se trata de controlar el esfuerzo invertido y la cantidad de agua perdida se vuelve menor.

Función

Es común perder una gran cantidad de agua al hacer ejercicio. Al ejercitarte, la descomposición del combustible que crea la energía para el tejido de tus músculos provoca que la temperatura de tu cuerpo aumente. Tu cuerpo responde a este aumento desprendiendo calor, manifestado en agua, para eventualmente desechar las glándulas de sudor, de forma que sean evaporadas fuera de tu piel y así enfriar tu cuerpo.

Seguridad

Hidratarte adecuadamente es imprescindible para el máximo rendimiento atlético y físico, pero también es importante que mantengas tu temperatura corporal a un nivel adecuado. La deshidratación vuelve a tu cuerpo susceptible a condiciones asociadas al calor, lo que puede llevar a fatiga, sentido de desorientación, confusión, ataques e incluso muerte.

Ambiente

Entre mayor sea la temperatura cuando estés haciendo ejercicio, más serán tus probabilidades de sudar, ya que tu temperatura corporal se calentará más rápido y a un punto más alto. La humedad afecta aún más tus niveles de sudor, debido a que una mayor cantidad de fluidos en el aire dificulta la evaporación del sudor y no le permite a tu cuerpo enfriarse. Tu cuerpo continuará desprendiendo fluidos a través de tus glándulas de sudor, pero solo una pequeña porción se evaporará.

Nivel de condición física

Conforme tu condición física mejora, es probable que sudes incluso más. Al hacer ejercicio constantemente, tu cuerpo se adapta y se vuelve más eficaz al manejar el estrés producido durante el ejercicio, así que es normal que empieces a sudar más y más pronto que como lo hacías cuando tu condición no era tan buena.

Hidratate antes y durante el ejercicio

Hidratate antes, durante y después de tus sesiones de ejercicio. El Doctor Victor. A. Convertino del American College of Sports Medicine (Colegio Estadounidense de Medicina en Deportes) recomienda que bebas alrededor de 17 onzas (500 ml) de fluidos dos horas antes de ejercitarte, y de esta forma estar hidratado y tu cuerpo alcance a expulsar cualquier sobrante antes de tu sesión. Durante el entrenamiento, bebe entre intervalos regulares, tomando pequeños sorbos y de la forma que más cómoda te parezca.

Más galerías de fotos



Escrito por kim nunley | Traducido por eduardo sanchez