¿Perderé mis curvas si comienzo a correr?

La idea de perder las curvas de su cuerpo es algo que muchas personas tienen cuando comienzan el hábito de correr. Que vayas a perder tus curvas o no, es una discusión complicada. Ten en cuenta que cuando se implementa un régimen de dieta y ejercicios corriendo que se realiza de forma saludable, el cuerpo se adaptará y tu figura en general cambiará.

Perderás grasa


El estómago, los muslos y los glúteos son áreas en las probablemente deseas perder grasa primero.

Cuando inicias una rutina corriendo diariamente que incluye un plan de alimentación saludable, es probable que la grasa de tu cuerpo disminuya. En medio de ese cambio, es probable que pierdas algunas curvas que se formaron previamente por el tejido graso. No es probable que pierdas estas curvas porque van a ser sustituidas por proporciones más tonificadas y musculosas. Continuar con esta rutina dedicadamente te ayudará a mantener la grasa a la distancia, lo que te permitirá mantener tu nueva figura, saludable y en forma.

Obtendrás masa muscular


El tejido muscular ocupa menos espacio que la grasa.

En el inicio de una nueva y rigurosa rutina corriendo también puedes esperar ver cambios en la musculatura de tu cuerpo. Esto sucede debido a que le estás demandando más a tu cuerpo, por eso aumenta la masa muscular. Tus capas de tejido adiposo, también conocidas como la grasa, se encogerán y el espacio que ocupaban será sustituido con el tejido muscular robusto y vascular. Esta nueva proporción entre el músculo y la grasa te beneficiará porque el músculo quema más energía que la grasa. Debido a esto, las áreas clave en que la grasa tiende a acumularse (estómago, muslos, glúteos) se convertirán en máquinas de quemar calorías.

Tu físico innato


Tratar de recrear el cuerpo con el que naciste es una batalla perdida.

La estructura del esqueleto con la que naciste tiene ciertas características que no puedes cambiar a través del ejercicio y la dieta. Otros factores como las hormonas e incluso el peso al nacer, entran en juego dando como resultado la presencia de curvas y la composición corporal, eso deja una gran parte de la forma de tu cuerpo fuera de tu control. Al igual que con cualquier régimen de ejercicio equilibrado y coherente, tu físico, sobre todo la presencia de grasa y el tono muscular, progresará y cambiará. Acepta y ten en cuenta que correr ayudará a modificar las curvas de tu cuerpo, pero no las reinventará.

Lo que correr sí hará


Correr disminuirá gradualmente tu grasa corporal.

Dependiendo de tu tipo de cuerpo y tus genes, correr podría hacer que tu cuerpo se adapte de manera diferente. Por ejemplo, si tienes una figura esbelta, podrías terminar teniendo más curvas después de empezar a correr porque tu masa muscular va a ser más prominente que la grasa de tu cuerpo. Por otro lado, si tienes una figura curvilínea, podrías terminar adelgazando tus curvas y ganando algo de tono muscular. De cualquier manera, correr mejorará tu físico actual. Siempre mantendrás una reminiscencia del cuerpo con el que naciste. Solo que estará más saludable y en forma.

Más galerías de fotos



Escrito por jesica salyer | Traducido por maria del rocio canales