Cómo perder tallas de vestido

Tienes puesto el ojo en aquel impresionante vestido nuevo que quieres usar en un evento próximo, pero he aquí la parte difícil: perder suficiente peso para que éste te ajuste de manera cómoda. Por más que lo desees, no podrás tener un éxito instantáneo. En lugar de mantener tus dedos cruzados conforme se acerca el evento, actívate y fija una meta realista de ejercicio, decídete a actuar y a entrenarte y aplica un poco de disciplina a la hora de la comida.

Elige realismo sobre ilusión

Puede que tengas una meta ambiciosa de pérdida de peso, pero sé realista para evitar el desencanto. La pérdida rápida de peso no sólo es difícil, sino que también puede ser peligrosa para la salud. En lugar de eso, una aproximación consistente será lo ideal. Planea perder entre 1 y 2 libras por semana. El número exacto de libras que necesitas perder para bajar una talla de vestido dependerá del corte del mismo. De acuerdo con "Good Housekeeping", sin embargo, para reducir una talla de vestido completa puede que requieres perder de 10 a 15 libras.

Prepárate para sudar

Puede que ya te hayas imaginando dentro de tu vestido especial, pero el vestirte con tu ropa de ejercicio será lo que realmente te pondrá en camino de los resultados. Una rutina para perder peso deberá incluir una combinación de ejercicio cardiovascular y entrenamiento de fuerza. Los ejercicios cardiovasculares pueden llevar a una quema veloz de calorías que te ayudarán a perder grasa, mientras que el entrenamiento de fortalecimiento puede elevar tu metabolismo. Ejemplos de cardio incluyen caminar, nadar y jugar soccer. El entrenamiento de fuerza, por otro lado, incluye ejercicios con pesas en el gimnasio o entrenamiento de peso corporal en casa. Organiza tu agenda de manera que puedas hacer 300 minutos o más de ejercicio cardiovascular y por lo menos dos sesiones de entrenamiento de fuerza a la semana.

Ten cuidado al cocinar

El aumentar tu nivel de ejercicio no te ayudará a entrar en el vestido de tus sueños si no tienes cuidado con respecto a tu dieta. No necesitas adoptar una dieta propiamente dicha, pero el recortar el número de calorías que consumes complementará tu rutina de ejercicio. El número exacto de calorías a recortar dependerá de tus hábitos alimenticios típicos y tu tipo de cuerpo. Sin embargo, estrategias como comer vegetales como bocadillos en lugar de papas fritas, disminuir o evitar las frituras, no tomar gaseosas y hacer comidas más pequeñas y frecuentes son cambios saludables que sería aconsejable hacer.

Házte amiga de la báscula

El pesarte de manera constante puede ayudarte a hacer un seguimiento del peso que vas perdiendo. Incluso si tu meta más modesta es la de perder solo 1 libra por semana, un estudio del National Weight Control Registry revela que hacer un registro diario de tu peso te será más útil para ayudarte a alcanzar tu meta. Monitorear tu progreso diario te permitirá tener todo el control sobre tu peso, en lugar de sólo sorprenderte si fallas en tu meta. Además, estarás menos tentada a sucumbir a ese pedazo de pastel de chocolate si sabes que tienes que pesarte al día siguiente.

Más galerías de fotos



Escrito por william mccoy | Traducido por reyes valdes