Cómo perder peso rápido en una dieta vegetariana

Una dieta vegetariana consiste en frutas, verduras, huevos, leche, cereales y queso. Las personas que siguen una dieta vegetariana, según Colorado State University Extension, consumen menos calorías de media que las que no son vegetarianas. Aunque esto significa que es posible perder peso cambiando una dieta vegetariana, elegir los alimentos adecuados y combinarlos con ejercicio regular es imprescindible. El National Heart, Lung and Blood Institute explica que para perder una o dos libras (0,45 a 0,9 kilogramos) por semana necesitas recortar 500 calorías diarias de la ingesta diaria. Tanto si eres un vegetariano sazonado como si buscas adoptar una dieta vegetariana, es posible comer comidas vegetarianas rellenas y saludables y perder peso al mismo tiempo.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Comienza cada día con cereales integrales.

    Comienza el día con cereales integrales, como harina de avena y salvado. Los cereales integrales ayudan al cuerpo a sentirse más lleno que después de consumir una comida alta en carbohidratos refinados, como pan blanco y cereales de azúcar. Los cereales ricos en fibra también se ha demostrado que reducen el colesterol y el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca, según el número de agosto de 2012 de Nutrition Journal.

  2. Cocina con aceite de oliva en lugar de aceites ricos en grasas saturadas.

    Cocina con una pequeña cantidad de aceite de oliva o aerosol para cocinar sin grasa en lugar de mantequilla o aceite vegetal. El aceite vegetal y la manteca son altos en grasa saturada, lo que provoca un aumento de peso.

  3. Agrega sabor sin añadir grasa.

    Agrega sabor a los alimentos sin añadir grasa. Si las comidas sin carne parecen aburridas, condimenta los vegetales y el tofú agregando salsa de soja baja en grasa o hierbas, como albahaca, estragón o cebollino.

  4. Come proteína magra con cada comida.

    Come proteína magra con cada comida. Los garbanzos, tofu, tempeh, soja, huevo, mantequilla de cacahuete baja en grasa, quinoa y fríjoles negros son fuentes de proteína magra sin carne. Evita las fuentes de proteína como el queso de leche entera y mantequilla de cacahuete con grasa, dice Mayo Clinic's Zeratsky.

  5. Completa tu comida con frutas y verduras.

    Completa tu comida con frutas y verduras. Aquellas con alto contenido de fibra y agua, como el pimiento, apio, zanahoria, sandía y manzanas te mantienen tan completo como comer un plato de queso y galletas pero contienen calorías insignificantes debido a su contenido en agua.

  6. No toda la comida vegetariana es saludable.

    Evita la noción de que toda la comida vegetariana es saludable. Los alimentos como rosquillas, cereales azucarados, pan blanco, pastas, quesos de grasa y crema agria se consideran vegetarianos, pero son altos en grasas saturadas y se deben comer con moderación.

  7. Deja de comer en restaurantes.

    Deja de comer en restaurantes. Incluso las comidas que se promocionaron como vegetarianas en los restaurantes generalmente contienen mantequilla, sal y aceite. Cocina la comida en casa para que puedas estar seguro de que es saludable.

Consejos y advertencias

  • Una dieta vegetariana incluye productos lácteos y huevos, mientras que una dieta vegana no.
  • Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier dieta restrictiva.

Más galerías de fotos



Escrito por megan smith | Traducido por maria gloria garcia menendez