Cómo perder peso sin ovarios

Después de una histerectomía en la que se retiran los ovarios, muchas mujeres aumentan de peso debido al tiempo de recuperación y a los cambios hormonales. Aunque prevenir el aumento de peso y perder el exceso puede ser difícil, es posible haciendo unos cuantos cambios en tu estilo de vida.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Elige uno o dos cambios en tu estilo de vida en los que quieres trabajar y añade unos cuantos más en una semana, en vez de cambiar drásticamente tus hábitos de la noche a la mañana, lo que es difícil de mantener.

  2. Reduce tu consumo calórico a 300 calorías al día. Reduce los bocadillos a lo largo del día, los que llevan a comer en exceso sin necesidad. Come sólo cuando tengas hambre y presta atención a las señales que te envía tu cuerpo.

  3. Elige frutas y verduras frescas, en vez de alimentos exprimidos, procesados, cocinados o enlatados. Los granos enteros, sin procesar ni refinar, son la forma más saludable de los necesitados carbohidratos. Elimina los alimentos azucarados, salados, grasosos y fritos de tu dieta. Si comes carne, elige carne magra y preferiblemente blanca para perder peso.

  4. Aumenta tu actividad física para quemar 200 calorías al día. Esto es difícil durante el periodo de recuperación después de la cirugía, pero puedes desarrollar rutinas de ejercicio saludables una vez que completes el tiempo de recuperación. Habla con tu médico sobre una rutina saludable y posible para tu estado físico y salud personal.

  5. Comienza lenta y gradualmente hasta llegar a una rutina más intensa. Por ejemplo, camina dos veces a la semana por 10 minutos la primera semana y añade después otro día y cinco minutos más hasta que estés caminando de 5 a 6 días a la semana por 30 minutos, incluyendo a una caminata subiendo una colina. Nadar y caminar son dos de las mejores formas de ejercitar tu cuerpo.

  6. Ingresa a una clase en tu gimnasio local o centro de recreación o crea tu rutina personal para hacer en casa cuando haya un mal clima. Recuerda que cualquier ejercicio es mejor que no hacer ninguno. Encuentra un compañero de ejercicio para aumentar tu motivación.

  7. Relájate. Cuando el cuerpo está estresado, produce cortisol, una hormona que contribuye al desarrollo de grasa abdominal. Incluso estresarte por ganar o perder peso produce cortisol. Aprende a relajarte y respira profundamente.

  8. Duerme lo suficiente para regular las hormonas grelina y leptina en tu cuerpo, las que son responsables de la sensación de hambre y de saber cuándo parar, respectivamente. Cuando el cuerpo no obtiene suficiente sueño, se siente hambriento todo el día, a menudo con antojos de alimentos poco saludables, y no se siente lleno. Esto puede llevar al aumento de peso a largo plazo. En promedio, se necesitan de 7 a 9 horas de sueño cada noche.

Consejos y advertencias

  • Habla con tu médico antes de comenzar cualquier régimen de dieta o ejercicio para determinar qué es seguro para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por sarah jackson | Traducido por ana maría guevara