Cómo perder peso cuando se tiene una lesión en el tendón de Aquiles

Una lesión en el tendón de Aquiles puede hacer que perder peso sea difícil, ya que prohíbe que se realicen muchas de las actividades y ejercicios que ayudan a quemar calorías y perder peso. Peor aún, el peso extra que ganas durante la etapa de recuperación aplica peso extra sobre tu tobillo, así estés parado o caminando. Esto puede hacer que tu proceso de sanación lleve más tiempo. La clave para controlar el peso con este tipo de heridas es concentrarse en la dieta y en el control de las calorías que se consumen, y luego agregar el ejercicio una vez el cuerpo se haya fortalecido.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

    Dieta

  1. Fíjate la meta de perder una libra por semana. La consejera de salud certificada Maya Paul, una contribuyente de helpguide.org, recomienda que se debe perder entre 1 y 2 libras por semana como mucho, para hacerlo de forma segura, y eso debe realizarse combinando dieta con ejercicio.

  2. Reduce tu ingesta diaria de calorías pro 500. Se requieren 3.500 calorías para generar una libra de grasa, de modo que esto te ayudará a reducir tu peso. De ser posible, planea todo tu esquema de comidas con un doctor o terapeuta físico.

  3. Concéntrate en las proteínas magras, vegetales y frutas mientras estés bajo esta dieta. Estas comidas entregan un alto nivel de nutrición en comparación con su contenido calórico. Evita los carbohidratos refinados y dulces, los cuales son altos en calorías y bajos en valor nutricional.

  4. Toma suplementos multivitamínicos que incluyan una dosis diaria de vitamina C. Estos suplementos rellenarán cualquier bache que haya dejado tu dieta restringida. La vitamina C, en particular, es vital para el proceso de sanación de tu cuerpo.

  5. Bebe al menos ocho vasos de agua al día. Esto ayuda a llenar tu estómago, si es que te vuelves hambriento entre comidas, además de ayudar a tu cuerpo a sanar.

    Ejercicio

  1. Al comienzo, sólo debes realizar los ejercicios del régimen de tu terapia física. Estos ejercicios pueden ser dolorosos, pero sirven para quemar calorías y fortalecer las partes más vulnerables de tu tobillo y pierna a medida que te recuperes.

  2. Inscríbete en una clase de ejercicios acuáticos tan pronto tu doctor te lo permita. Ésto es una serie de ejercicios aeróbicos que se realizan mientras uno está parcialmente sumergido. Estos ejercicios ayudarán a quemar calorías y harán que pierdas peso, mientras que la flotabilidad en el agua ayudará a proteger tu lesión, de modo que no se agrave.

  3. Considera alguna actividad de bajo impacto, tal como el tai chi, caminatas breves o montar una bicicleta fija. Esto aumentará la cantidad de calorías que quemes a la vez que minimizará el riesgo de volver a lastimar tus tendones. Nuevamente, sólo debes realizar estas actividades con el conocimiento y permiso de tu médico o terapeuta.

Consejos y advertencias

  • Tente paciencia. No volverás a tu mejor estado físico mientras te estés recuperando de tu lesión. Sólo debes mantener tu peso bajo control durante el período de recuperación, y luego debes encargarte del peso extra una vez te hayas recuperado.

Más galerías de fotos



Escrito por jake wayne | Traducido por andrés marino ruiz