Cómo perder peso con jugo de limones, limas, naranjas y pomelos

Tal vez creas que tomar jugo de limas o limones frescos y comer naranjas y pomelos maduros no son hábitos adecuados para una dieta. Sin embargo, estas frutas están cargadas de fibra, lo que contribuye a un sistema digestivo saludable. El jugo de limón y la famosa Dieta del Pomelo también son refrescantes, bajos en calorías y ricos en vitamina C. De acuerdo a un estudio de 2006 elaborado por el Dr. Ken Fujioka de la Clínica Scripps, "comer la mitad de un pomelo fresco antes de las comidas estaba asociado con significativas pérdidas de peso". El pomelo ayuda a reducir el exceso de insulina, lo que hace que tu organismo procese los alimentos de forma más eficiente, en vez de almacenarlos.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Limones
  • Limas
  • Naranjas
  • Pomelos
  • Cuchillo afilado
  • Taza
  • Agua caliente
  • Exprimidor de vidrio o plástico
  • Jarra o botella reutilizable
  • Agua

Instrucciones

  1. Lava exhaustivamente todas las frutas antes de pelarlas o rebanarlas. Haz rodar las frutas sobre el mesón de la cocina o entre tus manos para ayudar a aflojar el interior, facilitando la liberación de sus jugos.

  2. Rebana un limón a la mitad y exprime una o dos cucharadas de zumo en una taza de agua caliente. Bebe esta mezcla al levantarte en la mañana, para "despertar" tu organismo y estimular la digestión.

  3. Come una naranja fresca o la mitad de un pomelo antes de tu desayuno regular. Esto te ayudará a sentirte lleno, haciendo que el cereal azucarado o un paquete de rosquillas se vean menos apetitosos.

  4. Rebana uno o dos limones y limas en gajos. Exprime el jugo en una jarra o botella reutilizable, y llena el recipiente con agua fría. Deja caer los gajos en el agua y bebe este agua cítrica a sorbos durante todo el día. Mantenerte hidratado es importante para perder peso, pero beber sólo agua puede ser aburrido. El toque agrio de un poco de jugo de limones o limas frescos agregará más sabor, así como potasio y vitamina C, a tu bebida hidratante.

  5. Corta dos o tres pomelos a la mitad, y usa un exprimidor de vidrio o plástico para llenar una jarra pequeña con el zumo de estas frutas. Bebe este zumo a media tarde, cuando tu nivel de azúcar esté bajo y empieces a sentir antojos de un bocadillo dulce.

  6. Exprime jugo de limones o limas frescos sobre el pollo, pescado o carne magra para ayudar a ablandar y dar sabor a estos alimentos. Esto te ayudará a reducir el consumo de sal, que puede causar retención de líquidos.

  7. Bebe un segundo vaso de agua caliente y zumo de limón para calmar los nervios al final del día, y para dar a tu sistema inmune algo más de fuerza mientras duermes.

Consejos y advertencias

  • Sigue una dieta saludable y balanceada junto con tus frutas cítricas, para mantener tu cuerpo nutrido mientras pierdes peso.
  • Nunca ayunes sólo con jugos de frutas por más de siete días sin consultar a tu médico previamente.

Más galerías de fotos



Escrito por brynne chandler | Traducido por pau epel