Cómo perder peso sin cirugía ni píldoras

La pérdida de peso natural, realizada sin recurrir a drásticas cirugías o a píldoras, resulta de una combinación de diferentes enfoques. Para crear una pérdida de peso sostenible, necesitas concentrarte en desarrollar hábitos sostenibles de ejercicio, nutrición y estilo de vida. Cada uno de estos elementos juega un rol crucial en la reducción de grasa corporal y te ayuda a perderla a largo plazo. Ten en mente que este proceso toma tiempo: 1 a 2 libras a la semana es un marco de tiempo realista para perder peso.

Nutrición

Lo que comes tiene el efecto más grande en la composición de tu cuerpo. Comer comida chatarra regularmente, o comer en exceso consistentemente, evitará que pierdas peso. Lo mismo se aplica a tomar refrescos, jugos y alcohol. Para reducir tu grasa corporal, concéntrate en comer alimentos saludables en porciones razonables. Come carnes magras, huevos, muchas frutas frescas, verduras, nueces y pequeñas porciones de granos enteros y productos lácteos. Toma 2 a 3 litros de agua al día y mantén los dulces y bocadillos al mínimo. Cada comida debe dejarte satisfecha, no repleta. Aprende a escuchar a tu cuerpo; come lentamente y presta atención cuando comiences a sentirte llena.

Suda

Ejercitarte regularmente es una parte clave de perder peso. Una combinación de entrenamiento de fuerza y ejercicio aeróbico tiende a producir los mejores resultados. Los Centers for Disease Control and Prevention señalan que los adultos necesitan hacer por lo menos dos sesiones de entrenamiento de fuerza a la semana y de 150 a 300 minutos de ejercicio aeróbico a la semana, o 20 a 40 minutos al día. Si no has hecho ejercicio antes o no tienes confianza en tus habilidades, únete a un gimnasio o haz que un entrenador personal te guíe y enseñe la forma correcta de entrenar.

El sueño: el arma secreta

Tu estilo de vida juega un rol significativo en la composición de tu cuerpo. Es importante priorizar el sueño, ya que dormir menos de siete a ocho horas cada noche ha sido relacionado a altas tasas de aumento de peso y obesidad. Estar cansada no sólo hace que tu cuerpo se estrese y por lo tanto se aferre a la grasa, sino que también te quita motivación para hacer ejercicio y para seguir tu dieta saludable.

La consistencia es la clave

Perder eso se reduce finalmente a qué tan consistente eres con tu dieta, ejercicio y sueño. Si sólo prestas atención a lo que comes esporádicamente, tu cuerpo no cambiará mucho. Tampoco perderás peso si creas excusas para saltarte rutinas o no duermes lo suficiente. Perder peso y mantenerlo abajo requiere un compromiso diario a largo plazo. Aceptar que requiere tiempo, que no existen atajos y que tendrás que esforzarte cada día es una mentalidad vital que hará que todo el proceso sea mucho más fácil.

Más galerías de fotos



Escrito por lau hanly | Traducido por ana maría guevara