¿Porqué no puedo perder más peso?

Si continúas comiendo bien y ejercitándote pero parece que no pierdes más peso, probablemente has llegado a un punto de estancamiento en tu pérdida de peso. Es normal que la pérdida de peso se detenga después de un tiempo. No es necesariamente un indicador de que estás haciendo algo mal. Puede ser que necesitas ajustar tu plan de pérdida de peso a los cambios de cuerpo y a tu metabolismo.

Pérdida de peso normal

La velocidad normal en la pérdida de peso es de 1/2 a 1 libra por semana (186 a 373 gramos), de acuerdo a la Harvard University Health Services (Servicios de Salud de la Universidad de Harvard). Cuando empiezas una dieta, probablemente perderás peso rápidamente porque mucho de eso es peso de líquido. Mientras continuas en la dieta, la pérdida de peso es más lenta. Nutristrategy menciona que quemas menos calorías entre menos pesas. Por ejemplo, una persona que pesa 180 libras (67 kilogramos) puede quemar 409 calorías por hora haciendo aerobicos de bajo impacto. Sin embargo, una persona que pesa 130 libras (48.5 kilogramos) quema solamente 295 calorías haciendo lo mismo. Así que si sigues realizando las mismas actividades, tu pérdida de peso será más lenta o se detendrá.

Estancamiento en la pérdida de peso

El estancamiento en la pérdida de peso es común si estás realizando dieta pero no haces ejercicio. Esto es porque las dietas estrictas o de pérdida de peso rápida pueden ocasionarte pérdida de la masa muscular. El músculo acelera el metabolismo, así que entre menos masa muscular tengas, tu metabolismo será más lento y perderás menos peso. También es posible que te relajes en el conteo de calorías una vez que has pasado demasiado tiempo en una dieta, así que puedes estar comiendo más de lo que crees sin darte cuenta siquiera.

Razones médicas

Si has tratado de todo y aún no puedes perder peso, puede que haya alguna razón médica que pueda estar ocasionando el estancamiento. La revista Shape dice que los desequilibrios hormonales, problemas de riñón, prescripción de fármacos como antidepresivos o aún la diabetes puede afectar tu peso. Si estás tomando medicamentos o notas otros síntomas, consulta a tu doctor.

Ejercicio

Aumentar tu entrenamiento ya sea en duración o en intensidad pueden ayudarte con la pérdida de peso. Trata de añadir 10 ó 15 minutos a tu rutina diaria de ejercicio y ve si hay diferencia. Puedes cambiar a una actividad más intensa. Por ejemplo, Nutristategy estima que una hora haciendo calistenia puede quemar hasta 563 calorías por hora en una persona de 155 libras (57 kilogramos), pero una hora de aeróbicos de bajo impacto quema sólo 352 calorías. Para una quema de calorías mayor, trata aeróbicos con banco, correr, boxear o el senderismo.

Cambios en la dieta

Toma 3,500 calorías el perder una libra (373 gramos), de acuerdo a la University of Maryland Medical Center (Centro Médico de la Universidad de Maryland). Si ya no estás perdiendo peso, puede ser que estés comiendo más de lo que notas. Cortar algunas calorías de tu dieta diaria puede traerte de regreso al buen camino. De acuerdo a Health.com, las maneras más sencillas de cortar calorías incluyen el elegir pavo en vez de carne, cocinar con aceite en aerosol en vez de aceite, comer porciones más pequeñas y evitar bebidas azucaradas. Lleva un diario de alimentos para ayudarte a darte cuenta de lo que comes y en donde puedes reducir calorías, o eliminar fuentes de calorías extra, así como salsas y aderezos, postres y comida rápida.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por esteban arenas