Cómo perder grasa pectoral corriendo

Las flexiones, el press de banca, los pullovers y los movimientos con mancuernas (dumbell flys) trabajan los músculos pectorales. Pensar que estos ejercicios derriten la grasa de tu pecho es una ilusión conocida como la reducción puntual. Aunque van a trabajar tus músculos y te darán una generosa elevación del metabolismo en reposo, todavía tienes que hacer cardio. Esta forma repetitiva de ejercicio quema grasa por todo el cuerpo. Correr es una forma de ejercicio cardiovascular que se puede hacer de una manera intensa para impulsar tu progreso.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Realiza estiramientos antes de correr para evitar lesiones. Ejecutar una serie de estiramientos dinámicos, que pasan a tu cuerpo a través de un rango de movimientos en varias ocasiones. Incluye estiramientos como flexiones alternas, balanceos de piernas, curvas laterales, cruces de brazos, estocadas laterales y rodillas altas. El estiramiento dinámico simula los movimientos implicados mientras corres, y ayudan a reducir el riesgo de lesiones musculares.

  2. Pasa de cinco a 10 minutos haciendo un calentamiento suave. Camina durante dos minutos, y luego poco a poco aumenta tu ritmo hasta un trote ligero y luego haz un trote moderado. Esto hará que la sangre fluya a los músculos y además te impide sufrir una lesión.

  3. Corre tan rápido como puedas durante 20 segundos. Mantén tu cuerpo erguido con una ligera inclinación hacia delante, levanta tus brazos con fuerza y ​​levántate con fuerza de las puntas de los pies con cada paso. Al bombear tus brazos, ejercitas hasta las fibras musculares en el pecho.

  4. Reduce la velocidad de la fase de recuperación después de los 20 segundos. Muévete a un ritmo lento durante 40 segundos, luego hazlo de nuevo durante 20 segundos. Continúa alternando un lado a otro durante 30 minutos. Este tipo de formación no solo quema una gran cantidad de calorías, sino que también mantiene acelerado tu metabolismo durante horas después de que hayas terminado.

  5. Termina tus entrenamientos con un enfriamiento suave para volver lentamente tu ritmo cardíaco a un nivel de pre-ejercicio. Trota moderadamente durante dos o tres minutos, luego trota suave durante uno o dos minutos, y luego camina durante uno o dos minutos.

Consejos y advertencias

  • Si utilizas una cinta de correr para hacer tus carreras, tienes fácil acceso a un temporizador para controlar tus tiempos. Si corres al aire libre, usa un reloj de pulsera.
  • En lugar de trotar entre corridas, también tienes la opción de descansar completamente. El tiempo que pasas corriendo también es ajustable. No tienes que seguir el ejemplo de 20 y 40 segundos. Solo asegúrate de hacer una relación de uno a dos de los trabajos para la recuperación. Por ejemplo, si corres durante 10 segundos, descansa por 20.
  • El entrenamiento de correr es ventajoso, pero también muy intenso. Antes de intentar una sesión de ejercicios como esta, obtén la autorización de tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por kevin rail | Traducido por daniel cardona