Cómo perder grasa de la espalda

La grasa en la espalda es de lo más vergonzosa y antiestética, pero puedes deshacerte de ella con un poco de trabajo duro. Tener músculos fuertes en la espalda es bueno para mantener una buena postura. Realiza ejercicios enfocados hacia los músculos de tu espalda y de tu centro para reforzar y tonificar tu espalda. También puedes eliminar grasa de tu espalda perdiendo peso en todo tu cuerpo. Esto lo puedes lograr reduciendo el total de calorías que consumes a diario o quemando más calorías que las que consumes por medio del ejercicio. Una combinación de dieta y de ejercicio es por lo general la mejor forma y la más rápida de eliminar ese molesto peso extra de tu espalda.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Gran pelota de ejercicios de estabilidad
  • Mancuernas

Instrucciones

    Dieta y estilo de vida

  1. Reduce la cantidad total de calorías que consumes cada día en 250 o 500 calorías. Esto te ayudará a perder desde ½ hasta 1 libra de peso cada semana. Esto peso saldrá de tu cuerpo entero, así que no esperes cambios notables en tu espalda de inmediato si no lo complementas con ejercicio.

  2. Consume alimentos enteros, sin procesar. Haz que tu dieta provenga principalmente de la proteínas magras, de las grasas saludables, de los lácteos bajos en grasa, de los granos enteros, de las frutas y de los vegetales. Bebe mucha agua, porque esto le ayudará a tu cuerpo a trabajar de manera eficiente y también te ayudará a sentirte más satisfecho.

  3. Realiza ejercicios aeróbicos de 3 a 5 veces por semana, en sesiones de unos 30 a unos 90 minutos, dependiendo de tu estado actual de condición y de salud. Elige de entre actividades de intensidad moderada como caminar vigorosamente, trotar, andar en bicicleta, tomar clases de kick-boxing o nadar.

    Ejercicios para fortalecer y tonificar

  1. Recuéstate sobre una pelota de estabilidad o de ejercicio con tu abdomen sobre la pelota, tu espalda recta, tus piernas estiradas hacia atrás y con tus pies firmemente apoyados sobre la tierra. Levanta tu pecho de la pelota y deja que tus brazos cuelguen hacia abajo desde tus hombros. Levanta tus brazos a un ángulo de 30 grados en relación a tu cuerpo, para que formen una “Y” por encima de ti. Haz una pausa antes de volverlos a bajar muy lentamente. Haz unas 10 repeticiones 3 veces a la semana.

  2. Quédate sobre la pelota de estabilidad y rueda tu cuerpo hacia adelante para que tanto tus piernas como tus pies estén despegados del suelo, con tus brazos apuntando hacia el piso al frente de la pelota y con tus manos firmemente apoyadas sobre el suelo frente a la pelota. Camina con tus manos hacia adelante hasta que empieces a sentirte ligeramente desequilibrado, y luego camina hacia atrás hasta que puedas situar tus pies sobre el piso que está detrás de la pelota. Repite este ejercicio unas 10 veces 3 ocasiones por semana.

  3. Toma un par de mancuernas. inclínate hacia el frente flexionando la cintura hasta que tu torso se encuentre paralelo al piso. Deja que tus brazos, con los cuales debes estar sosteniendo las mancuernas, cuelguen hacia abajo desde tus hombros con las palmas de tus manos viendo una hacia la otra. Levanta tus brazos directamente hacia los lados y sostenlos ahí por unos momentos. Respira profundamente. Lentamente regresa tus brazos a su posición original. Haz unas 12 repeticiones 3 veces por semana.

Consejos y advertencias

  • Habla con tu médico antes de comenzar una nueva dieta y régimen de ejercicios. No intentes perder más de 2 libra a la semana, pues más que eso podría resultar peligroso para tu cuerpo. Utiliza la técnica adecuada cuando levantes pesas para evitar lastimarte. Si no sabes como usar pesos muertos, pregúntale al entrenador de tu gimnasio para que te enseñe.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer leigh | Traducido por reyes valdes