Cómo perder la grasa abdominal

Si haz decidido deshacerte de su gordura baja del estómago, date una palmadita en la espalda. No es sólo afectando tu apariencia, sino que también tiene un impacto en tu salud - porque la grasa del vientre, la grasa visceral en particular alrededor de los órganos, se asocia con problemas de salud, como la diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón. Antes de hacer cientos de abdominales, entiende que la reducción localizada es demasiado buena para ser verdad, y para perder esa gordura del estómago, debes perder la grasa de tu cuerpo entero.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Incorporar cambios en la dieta se traduce en un déficit calórico que provoca la pérdida de peso. Por ejemplo, come porciones más pequeñas, omite postres y bocadillos que engorden, o sustituye los alimentos ricos en calorías por alimentos bajos en calorías. Evita los alimentos con alto contenido de sal, el azúcar, el colesterol y las grasas saturadas y trans. Haz hincapié en proteínas magras, vegetales, productos lácteos bajos en grasa, granos enteros y frutas. Trata de bajar de una a dos libras por semana, creando un déficit diario de 500 a 1.000 calorías.

  2. Realiza de 30 a 60 minutos de ejercicio aeróbico en la mayoría de los días de la semana para contribuir a tu déficit calórico. Ve trotar, nadar, andar en bicicleta o utiliza equipos de ejercicio cardiovascular, tales como subir escaleras o la máquina elíptica. Haz ejercicio en una intensidad que todavía te permita hablar, pero no cantar.

  3. Incorpora ejercicios de resistencia en al menos dos días a la semana para mantener el tejido muscular y para aumentar tu metabolismo. Ejercita tus brazos, caderas, espalda, abdomen, pecho, hombros y piernas. Haz de ocho a 12 repeticiones de cada ejercicio y sigue hasta terminar dos o tres series.

  4. Incluye ejercicios abdominales en tu rutina de entrenamiento de fuerza. Estos ejercicios fortalecen los músculos del estómago, por lo que cuando tu grasa del vientre bajo se reduce, una barriga tonificada es visible. Enfócate en la parte inferior del recto abdominal con el ejercicio de plancha (plank), abdominales reversos (reverse crunches), y llevantamientos de rodillas o piernas (hanging knee or leg raises raises).

  5. Reduce el estrés en tu vida, ya que el este se asocia con la liberación de cortisol en el cuerpo. Esta hormona aumenta el apetito, y cuando te rindes a los alimentos poco saludables y grasos, la grasa se almacena principalmente alrededor de tu centro - que es cerca de tu hígado, donde puede ser utilizada en caso de tener otro ataque de estrés. Tu cuerpo está tratando de ayudar y proteger mediante el almacenamiento de grasa que piensa que pueda necesitar en el futuro. Los antojos que obtienes por altos niveles de estrés sólo están hechos para alimentar estas reservas de grasa. Medita, duerme lo suficiente cada noche, delega tareas, toma una clase o practicar la respiración profunda del yoga.

Consejos y advertencias

  • Ve a un médico antes de comenzar una nueva rutina de ejercicios o dieta, especialmente si estás lesionado o enfermo.

Más galerías de fotos



Escrito por kimberly caines | Traducido por mariela rebelo