Pequeños bultos rojos que aparecen después de afeitarte

Los pequeños bultos rojos molestos, que provocan picazón y que aparecen después del afeitado pueden sucederle a cualquiera y en cualquier lugar en que la maquinilla de afeitar entre en contacto con la piel. Pueden verse en las piernas, en el rostro, en las axilas, en la línea del bikini y los sufren tanto hombres como mujeres ya que desafortunadamente la dermatitis por el afeitado es una irritación que no hace distinciones. Afortunadamente, la mayoría de las cosas que provocan estos molestos bultos rojos se pueden remediar fácilmente. Las maquinillas de afeitar sin filo, los irritantes de las cremas para la piel o una afeitada demasiado rápida pueden contribuir a la irritación del afeitado pero si realizas algunas modificaciones en tu rutina y tomas algunos recaudos, puedes aliviar tu piel y evitar que los bultos regresen.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Aloe vera
  • Crema de hidrocortisona
  • Saquitos de té
  • Loción sin perfume
  • Afeitadora afilada
  • Crema de afeitar
  • Crema exfoliante o limpiador

Instrucciones

    Tratamiento

  1. Aplica aloe vera o crema de hidrocortisona sobre las zonas irritadas. El aloe tiene propiedades refrescantes que quitan el ardor de la dermatitis por el afeitado, mientras que la crema de hidrocortisona puede calmar la picazón de los bultos.

  2. Aplica sacos de té húmedos y fríos sobre la erupción roja. El ácido tánico que se encuentra naturalmente en el té ayuda a calmar la piel irritada.

  3. Usa una loción sin fragancia diseñada específicamente para la piel sensible con el fin de mantener humectada la piel irritada. Las fragancias, las tinturas y los químicos fuertes en algunas lociones pueden exacerbar la irritación de la piel.

    Prevenir

  1. Aplícate una crema de afeitar suave y espesa en la ducha tibia. El agua caliente puede resecar la piel y el agua fría puede causarte piel de gallina. Espera hasta terminar la ducha o el baño para afeitarte, cuando la piel está más suave y los poros están abiertos.

  2. Aféitate con una maquinilla limpia y afilada. Las hojas de afeitar sin filo jalan los pelos en lugar de deslizarse limpiamente y hacen que el vello tire contra la piel y quede inflamado. Esta inflamación también puede provocar pelos encarnados.

  3. Trata de afeitarte en el sentido del crecimiento del vello y no al revés. Cuando te afeitas contra la dirección del crecimiento (o el grano) del pelo, la maquinilla de afeitar lo tira hacia arriba y afuera de la piel, lo que puede causar una fricción irritante en la base de cada uno. Si te afeitas de esa forma, una maquinilla de afeitar afilada y una loción de afeitar cremosa te ayudarán a minimizar los tirones.

  4. Exfolia las zonas con bultos una o dos veces por semana con ácido glicólico, alfa hidroxiácidos o con un exfoliante de perlas suave. Los productos fuertes, como las cáscaras de nuez, pueden raspar la piel. Este procedimiento también ayuda a evitar los bultos causados por los pelos encarnados.

  5. Aplícate un humectante sin perfume. Presta especial atención a cómo reacciona tu piel. Si sientes calor, picazón o ardor cuando aplicas la loción, enjuágala inmediatamente con agua fría. El aloe vera es un calmante e hidratante natural por lo que puedes aplicarlo sobre la piel irritada por una loción fuerte.

Más galerías de fotos



Escrito por lindsey robinson sanchez | Traducido por alejandra prego