Pepinos y triglicéridos

Los pepinos trabajan eficazmente en una dieta para prevenir o disminuir los triglicéridos y contienen sustancias que regulan la circulación de la sangre. Tu cuerpo utiliza los triglicéridos, las grasas en la sangre, para la energía. Los niveles altos de triglicéridos, sin embargo, pueden aumentar el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Los triglicéridos provienen de las calorías en los alimentos. Cuando tu cuerpo tiene demasiadas calorías para que las utilicen los tejidos, convierte las calorías en triglicéridos y las almacena en las células de grasa. Una dieta que incluya un montón de verduras como pepinos de bajas calorías evita el exceso triglicéridos.

Exceso de cantidades

Los triglicéridos almacenados en tu cuerpo pueden usarse más tarde para dar energía entre las comidas, pero las cantidades adicionales permanecen en el torrente sanguíneo. Comer alimentos altos en grasa o no hacer suficiente ejercicio podría acumularse en los triglicéridos y el colesterol en el torrente sanguíneo. Necesitas quemar más calorías mediante la actividad física que consumes a través de los alimentos. Los triglicéridos y el colesterol no se disuelven en la sangre y viajan por todo el cuerpo de las lipoproteínas.

Arterias dañadas

Los altos niveles de colesterol y los triglicéridos pueden construir sustancias grasas en la circulación sanguínea y formar placa en las paredes internas de las arterias. Esto eventualmente estrecha las arterias y puede causar el endurecimiento de las arterias, o aterosclerosis. Los triglicéridos altos, también conocidos como hipertrigliceridemia, generalmente no tienen síntomas excepto cuando empiezas a sentir los efectos iniciales de la enfermedad cardíaca. Las arterias dañadas pueden provocar angina o dolor en el pecho, o podrías padecer problemas más serios del corazón antes de que te des cuenta que tienes niveles altos de triglicéridos. Los chequeos regulares con tu médico que incluyan pruebas de triglicéridos y de colesterol en la sangre pueden revelar tu recuento de triglicéridos.

Reducir las calorías y la grasa

Reducir tus calorías para un tener peso saludable previene los triglicéridos altos. La reducción de las grasas saturadas, las grasas trans y el contenido de colesterol en tu dieta juega un papel clave en la reducción de las calorías y en la ingesta de las grasas. Comer muchas frutas y verduras, que contienen calorías y grasas bajas, ayuda a controlar los niveles de triglicéridos e incluso las baja si descubres que tienes los triglicéridos altos. Los pepinos proporcionan la nutrición para mantener tus niveles de triglicéridos normales.

Nutrientes del pepino

Comer pepinos aumenta tu consumo de agua para proporcionar volumen en los alimentos sin un aumento de peso. Los pepinos y otras verduras frescas tienen baja densidad de energía, lo que significa que puedes comer más debido al contenido de agua sin tener muchas calorías. El magnesio en los pepinos ayuda a que la sangre circule correctamente, mientras que el potasio ayuda a regular la presión arterial. Estas propiedades ayudan a evitar los problemas de acumulación de grasa en las arterias. Los pepinos van bien con los pimientos verdes, cebollas o frutos secos crudos en ensaladas sabrosas que ofrecen alternativas saludables a los bocadillos altos en calorías y evitan las subidas de los triglicéridos. Junto con el magnesio y el potasio, los pepinos contienen la fibra saludable para la digestión, la vitamina C, la vitamina A y el ácido fólico. Los pepinos no necesariamente disminuyen los triglicéridos, pero inclúyelos en una dieta baja en grasas y saludable para el corazón con carnes magras, pollo sin piel, pescado, frutas, verduras, cereales integrales y productos lácteos con poca grasa para tener unos niveles de triglicéridos saludables.

Más galerías de fotos



Escrito por jerry shaw | Traducido por maria gloria garcia menendez