Peores momentos para hacer ejercicio

Cualquier ejercicio generalmente es mejor que no hacer nada, pero el ejercicio en los peores momentos puede ser peligroso para tu salud. Es mejor evitar el ejercicio durante ciertos momentos del día o cuando estás sufriendo de dolencias específicas. También hay una serie de mitos sobre los malos momentos para hacer ejercicio que no tienen base en la verdad.

Primera hora de la mañana

Los entrenamientos por la mañana pueden ser una manera efectiva de poner en marcha tu día siempre y cuando tu cuerpo tenga la oportunidad de despertar completamente. Uno de los peores momentos para hacer ejercicio es entre las 6 y las 8 a.m., según WomenFitness.net, porque tus músculos todavía están duros de estar inmóviles mientras dormías. Los entrenamientos matutinos pueden funcionar si le das a tu cuerpo un par de horas para despertarte y precalentar apropiadamente antes de tu entrenamiento. Empieza cada entrenamiento con estiramientos suaves y gradualmente entra en tu rutina en lugar de iniciar la marcha a toda velocidad.

Gripe, fiebre o lesiones

Si tienes gripe, fiebre o síntomas de enfermedad que están por debajo de tu cuello, mantente alejado del ejercicio. Tu cuerpo necesita toda su fuerza para luchar con lo que está enfermo y no tiene nada de sobra para un entrenamiento. Los síntomas que afectan por debajo del cuello incluyen náuseas o dolor de estómago, congestión o tos severa y dolores por todo el cuerpo. Si estás recuperándote de una lesión, especialmente una lesión de uso excesivo causado por un movimiento repetitivo en tu entrenamiento, no reanude el movimiento repetitivo hasta que la lesión esté completamente curada y tengas la aprobación de tu médico. Tu médico te puede recomendar otros ejercicios que se pueden realizar, si los hay, mientras tu cuerpo se cura.

Justo antes de acostarse

El ejercicio intenso aumenta tu ritmo cardíaco y hace que tu sangre fluya, y no es el mejor estado para intentar conciliar el sueño. Los entrenamientos nocturnos son efectivos cuando los haces entre las 5 y las 7 p.m., lo cual le da a tu cuerpo suficiente tiempo para relajarse antes de ir a la cama. Si debes hacer ejercicio más tarde de las 7 p.m., atente a una actividad ligera, como una caminata moderada alrededor de la cuadra.

Mitos

Existen una serie de mitos acerca de los malos momentos para hacer ejercicio. No hay ninguna razón para no hacer ejercicio cuando tienes un resfriado, sientes que puedes estar resfriándote o estás estresado. Tener los músculos doloridos no es una razón válida para omitir un entrenamiento, siempre y cuando lo mantengas suave y no levantes pesas dos días seguidos. Estar cansado durante el ejercicio está bien, también, siempre y cuando no tengas una descompensación o estés tan agotado que te estés cayendo o si el ejercicio pudiera ser peligroso.

Más galerías de fotos



Escrito por ryn gargulinski | Traducido por mariano abrach