Los peores alimentos que puedes comer si quieres evitar el reflujo ácido

El reflujo ácido y la acidez son muy comunes, aproximadamente el 10% de la población de Estados Unidos los experimenta de forma regular, reporta Jackson Siegelbaum Gastroenterology. Medicamente conocido como: “enfermedad del reflujo gastroesofágico”, el reflujo ácido tiene lugar cuando el esfínter esofágico se abre y de manera involuntaria libera el contenido del estómago de vuelta al esófago. Esto provoca la sensación de ardor, así como otros síntomas asociados con el reflujo ácido. Existen ciertos alimentos que debes evitar para poder reducir y prevenir el reflujo ácido.

Alimentos ácidos

Ciertas fuentes ácidas de alimento pueden provocar síntomas de reflujo ácido, causando que el esfínter esofágico se relaje y permita que los contenidos del estómago fluyan en reversa hacia el esófago. El esófago guía al proceso digestivo transportando el alimento desde la boca hacia el estómago. Ciertos alimentos que provocan el reflujo ácido incluyen a los cítricos y a las frutas, el ketchup, los tomates y las salsas hechas a base de tomate. Sin embargo, los síntomas del reflujo ácido atribuibles al consumo de frutos cítricos varían de persona a persona. De acuerdo con la University of Illinois, los limones, las toronjas y las naranjas contienen un alto contenido acídico que con frecuencia conduce al reflujo ácido en algunos individuos.

Alimentos grasosos

Los alimentos fritos o grasosos tienden a disminuir la velocidad de las funciones digestivas, manteniendo el alimento en tu estómago durante un tiempo mucho más largo que el que debería estar. Como resultado, la presión en el estómago se incrementa y esto ejerce presión sobre el debilitado esfínter esofágico, lo que permite que los ácidos estomacales sean regurgitados hacia el esófago, según informan los expertos. Los alimentos altos en grasa, los lácteos y las comidas fritas contribuyen también a estos síntomas.

Cafeína y alcohol

Todos los tipos de café, tanto el descafeinado como el regular, reducen la presión del esófago, lo cual puede agravar el reflujo ácido. La cerveza, el vino y el alcohol, también contribuyen a incrementar el reflujo ácido. Las bebidas alcohólicas y carbonatadas vuelven fácil que los ácidos estomacales fluyan de vuelta hacia el esófago, porque relajan el esfínter esofágico. El alcohol también puede potenciar la producción del ácido estomacal. El University of Illinois McKinley Health Center afirma que el chocolate contiene cafeína y altas concentraciones de teobromina, un agente gástrico que permite que los ácidos gástricos entren en el esófago, relajando la parte inferior de este.

Más galerías de fotos



Escrito por kelly taylor | Traducido por reyes valdes