¿Las pelotas de tenis no presurizadas golpean igual que las normales?

La pelota es el núcleo del juego de tenis. Más de 200 marcas de pelotas de tenis se fabrican según las especificaciones establecidas en el Reglamento del Tenis y son aprobadas para el juego por la Federación Internacional de Tenis. Aunque existen muchos tipos de pelotas de tenis, quizás la distinción más marcada sea entre bolas presurizadas y las no presurizadas.

Rebote

Como las pelotas de tenis presurizadas tienen un núcleo hueco lleno de gas a presión, tienen un mayor rebote que pelotas no presurizadas. Sin embargo, este efecto es temporal ya que las pelotas de tenis presurizadas tienen un periodo de vida corto. El gas en su interior escapa rápidamente del núcleo hueco, haciendo que ya no se pueda jugar con la pelota. De hecho, cuando saca de la lata, una pelota presurizada ya no será útil después de dos semanas o menos, incluso si no se usa. Las pelotas no presurizadas adquieren un mayor rebote con el uso conforme el fieltro se desgasta y el caucho se suaviza.

Respuesta al giro

Las pelotas de tenis presurizadas también tienen mayor respuesta al giro que las pelotas no presurizadas. Sin embargo, la respuesta al giro, al igual que el rebote de la pelota presurizada, disminuirá con el tiempo y el uso. Las pelotas no presurizadas se vuelven más receptivas al giro con el uso.

Velocidad

Las pelotas presurizadas tienen menos masa que las no presurizadas, de modo que viajan más rápido. Sin embargo, conforme se usen, las pelotas presurizadas se harán más lentas, en tanto que las pelotas no presurizadas sólo se harán más rápidas. La ITF ha aprobado las pelotas presurizadas con presión disminuida para que las usen los principiantes, pues pueden viajar más lento y tienen menor rebote.

Impacto

Las pelotas de tenis no presurizadas son más pesadas y duras que las presurizadas, de modo que golpean la raqueta con mayor fuerza. Esto es duro para el brazo de la raqueta de la persona que golpea la bola.

Más galerías de fotos



Escrito por jeremy nicholson | Traducido por jorge escobar