El pelo graso durante el embarazo

El embarazo puede cambiar la textura y condición de tu piel y tu cabello. Puede cambiar de pelo rizado a liso, y viceversa, así como causar que el cabello seco se vuelva más seco y el cabello graso, más grasoso. También puede causar acné y brotes en las mujeres que alguna vez tuvieron la piel perfecta o conducir a una piel más clara en las mujeres con tendencia al acné. Si bien el pelo graso puede ser un efecto secundario del embarazo no deseado, puedes tomar medidas para controlar el aceite y mejorar tu aspecto de futura mamá.

Significado

Las fluctuaciones hormonales durante el embarazo y los niveles mayores de hormonas sexuales llamadas andrógenos pueden aumentar las glándulas sebáceas de tu piel y hacer que aumenten su producción de una sustancia aceitosa llamada sebo. El Babycenter Medical Advisory afirma que este exceso de producción de sebo puede conducir a la piel y el pelo grasos.

Tiempo

Si bien las fluctuaciones hormonales del embarazo afectan a cada mujer de forma distinta, el Dr. William Sears, pediatra y autor de "The pregnancy book: month-by-month, everything you need to know from America's baby experts", sugiere que muchas mujeres experimentan cambios en su cabello y piel en el segundo trimestre o cuarto mes de embarazo. Estos cambios por lo general se invierten después del parto, ya que tus hormonas regresan a sus niveles normales.

Consideraciones

Los mismos andrógenos que provocan tu pelo graso también pueden hacer que aparezca vello no deseado en muchas áreas de tu cuerpo, como el abdomen, la espalda o la cara. Estos pelos pueden ser más gruesos y más oscuros que tu crecimiento normal. Si bien puede ser que necesites afeitarte con frecuencia para mantener el crecimiento del cabello bajo control, todos estos cambios son efectos secundarios temporales del embarazo.

Conceptos erróneos

Aunque la mayoría de las mujeres experimentan algunos cambios en el cabello durante el embarazo, no todas experimentan el mismo tipo de cambios. Si bien tu cabello puede parecer delgado, grasiento y apagado, otras mujeres experimentan un pelo más grueso, más fuerte y más brillante. Además del aumento de los niveles de andrógenos, las mujeres embarazadas también sufren un aumento en su producción de la hormona estrógeno. Un incremento de los niveles de estrógenos puede hacer que el cabello sea más grueso, extendiendo su ciclo de crecimiento, lo que disminuye la velocidad en la que se cae.

Prevención y solución

Aunque no puedes controlar las fluctuaciones hormonales debido al embarazo, puedes mejorar la apariencia de tu cabello. Medline aconseja lavarlo a diario y dejar el champú en tu cuero cabelludo durante cinco minutos antes de enjuagarlo, para ayudar a eliminar los depósitos de grasa. En lugar de utilizar un champú diseñado para tu tipo de cabello original, cambia a uno diseñado específicamente para el tipo graso. Usa acondicionador sólo en las puntas para evitar el aceite excesivo. Consulta con tu estilista sobre un nuevo estilo para adaptarte mejor a la condición y la textura de tu cabello durante el embarazo. Los cortes en capas pueden darle al pelo graso y sin movimiento más cuerpo y plenitud. Cheryl Marks, una famosa estilista de Pantene, también sugiere espolvorear polvo para bebés en las raíces de tu pelo para absorber el aceite cuando no tienes tiempo para una ducha.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por sofia loffreda