¿Es peligroso que un niño pequeño coma arena?

Si ves a un niño en la playa o en la caja de arena, es posible que lo veas mordisqueando algunos granos, ya sea por accidente o a propósito. Algunos niños, y adultos, ansian sustancias no nutritivas como la arena. Pero la arena en el arenero o en la playa es a menudo una caja para gatos u otros animales. Si están contaminados con heces, esos granos de apariencia límpida pueden contener bacterias que pueden hacer que tu pequeño se enferme si los pone en su boca. La arena esterilizada de la tienda no presenta los mismos riesgos, pero no está exenta de riesgos.

Contaminación bacteriana

La contaminación fecal puede introducir bacterias en la arena en la playa o en entornos limitados. Mientras que las playas a menudo monitorean el agua para medir la contaminación bacteriana, miden menos el recuento de bacterias de la arena. Un estudio del Woods Hole Center for Ocean and Human Health publicado en la edición de enero de 2011 de "Environmental Science and Technology" encontró bacterias fecales casi omnipresente en arena de playa. En algunos casos, la cantidad de bacterias en la arena es 40 veces mayor que la de las bacterias en el agua, de acuerdo con Chris Heaney, un investigador de la University of North Carolina at Chapel Hill, en julio de 2009, cotado en NBC News. Heaney es el autor principal de un estudio publicado en la edición de 2009 del "American Journal of Epidemiology" sobre la contaminación bacteriana de la arena y la diarrea.

Riesgos de efermedades entéricas

Las bacterias fecales tales como E. coli y los enterococos pueden contaminar la arena en la playa y en el arenero de tu vecindario o tu casa. Aunque estas bacterias se encuentran en todas partes, los altos niveles en la arena pueden aumentar el riesgo de desarrollar una infección gastrointestinal y diarrea en tu hijo, encontró el estudio de Heaney. Las enfermedades entéricas se propagan a través de la transmisión de la mano a la boca. Cavar en la arena aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad diarreica; ser enterrado en la arena, lo que proporciona un contacto aún más directo, aumentaba el riesgo aún más. En 2010, dos patios de California eliminaron las áreas de juego de arena después de brotes de emfermedades asociadas con la E. coli, informa Stanford University Peninsula Press.

Toxoplasmosis

Las heces de los gatos pueden albergar Toxoplasma gondii, que causa una infección llamada toxoplasmosis. Es posible que recuerdes que tu médico te dijo que no limpies la caja de arena del gato cuando estabas embarazada; la toxoplasmosis es la razón de esa advertencia. La infección puede tener efectos devastadores en el feto en desarrollo. Los niños sanos infectados con toxoplasmosis pueden tener poco más que ganglios inflamados durante unas pocas semanas, pero los niños inmunocomprometidos pueden desarrollar problemas en el cerebro o el sistema nervioso.

Juego seguro en la arena

Si tienes una caja de arena en casa, cúbrela todas las noches, para mantener a la población de animales e insectos locales fuera de ella. Si la arena se moja durante el día, deja que se seque antes de cubrirla, ya que la arena mojada es un buen medio para el crecimiento bacteriano, según la American Academy of Pediatrics. Asegúrate de que tu niño se lava las manos después de jugar en la arena y usa desinfectante para las manos con frecuencia. Cambia la arena en el arenero cada dos años o cada vez que esté contaminada con heces, incluyendo el pañal sucio de un niño. La arena esterilizada, todavía en bolsa, está a salvo de los contaminantes, pero puede presentar un peligro de asfixia o causar obstrucción intestinal si el niño ingiere una gran cantidad.

Más galerías de fotos



Escrito por sharon perkins | Traducido por eva ortiz