Peligroso dolor muscular después del entrenamiento

Un poco de dolor muscular después del ejercicio es normal y es el resultado de llevarte más allá de tus niveles normales durante un entrenamiento. El típicos dolor muscular resulta de pequeños desgarros que se producen en el tejido muscular durante el ejercicio. Cuando los deportistas entrenan en exceso, como al comienzo de la temporada cuando están fuera de forma, son susceptibles al dolor muscular extremo. Peor que el dolor normal después del ejercicio, dolor muscular de aparición tardía, o DMAT, requiere tratamiento especial y tiempo para sanar antes de regresar a tu entrenamiento.

Síntomas del DMAT

DMAT es una condición grave, caracterizada por dolor muscular severo, hinchazón y debilidad. Si los músculos del brazo con sobreentrenados se ven afectados, los afectados pueden estar muy doloridos y débiles incluso para lavarse los dientes. El dolor generalmente alcanza su máximo entre 24 y 48 horas después del ejercicio y desaparece dentro de los cuatro días. La debilidad muscular comienza dentro de 48 horas y se termina dentro de cinco días. La hinchazón muscular y la rigidez del DMAT alcanzan su pico más alto dentro de los cuatro días siguientes al ejercicio, y desaparece dentro de 10 días. Cada síntoma es independiente y puedes experimentar uno o varios durante tu combate con la condición, explica Len Kravitz, Ph.D., profesor asociado de ciencias del ejercicio en la Universidad de Nuevo México. Volver a tu entrenamiento normal antes de que los síntomas del DMAT bajen y tus músculos se estabilicen puede resultar en peligrosas lesiones del músculo y de las articulaciones.

Causas del DMAT

Mientras que la mayor investigación médica asocia el ejercicio intenso y prolongado con el DMAT, el ejercicio excéntrico en lugar del concéntrico se mantiene más directamente responsable de la condición dolorosa. Durante el movimiento excéntrico, cuando los músculos se alargan, como al bajar los brazos durante el curl de bíceps, los músculos experimentan más tensión. Los investigadores médicos ofrecen varias teorías sobre el mecanismo exacto que produce la condición, entre ellas la liberación de ácido láctico en los músculos, daño del tejido conectivo, espasmo muscular, liberación de enzimas o posiblemente una combinación de estas teorías. Cada teoría tiene sus críticos, pero a pesar de este desacuerdo, existe consenso sobre la importancia de tratar el DMAT y posponer el regreso al ejercicio normal.

Tratamiento de la condición

Los profesionales médicos recomiendan varios tratamientos para aliviar el intenso dolor, la fatiga y el rango limitado de movimiento experimentado por los afectados del DMAT. Aunque no hay un tratamiento visto como el definitivo, los afectados pueden actuar para encontrar alivio y restaurar la función muscular normal. Los estiramientos y ejercicios de baja intensidad realizado por intervalos cortos es muy recomendable para aliviar los síntomas y evitar lesiones. En su estudio de las estrategias de tratamiento del DMAT publicados en la edición de febrero de 2003 de "Sports Medicine", los investigadores de la Auckland University of Technology, School of Community Health and Sports Studies, en Nueva Zelanda, recomienda el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides, AINEs, tan pronto como el dolor se experimente para reducir la hinchazón y el dolor. El estudio informó que el masaje puede aliviar los síntomas del DMAT, pero la corriente eléctrica, ultrasonido y crioterapia no han encontrado que proporcionen alivio o curación.

Prevención de lesión

Prevenir el DMAT es preferible que experimentarlo, y se pueden tomar pasos para evitar la condición o reducir su gravedad. Los ejercicios de calentamiento, particularmente aquellos enfocados a los músculos que se utilizarán en la siguiente sesión de ejercicios o deporte, se recomiendan. Retardar el aumento de calor corporal mejora la función muscular y la flexibilidad y reduce la posibilidad de lesiones. En su artículo, "Treating and Preventing DOMS", Kravitz informa que la introducción gradual de los ejercicios excéntricos, aumentando lentamente la intensidad durante un período de seis semanas, se ha descubierto que reduce el DMAT. Lo más importante, el dolor es una señal de que algo anda mal y los expertos de ejercicio están de acuerdo en que nunca debes tratar de trabajar con cualquier dolor que experimentes durante el ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por aimee j. frank | Traducido por roberto garcia de quevedo