¿Es peligrosa la sobrecarga sensorial en los recién nacidos?

Antes del nacimiento, el bebé estaba envuelto en un ambiente oscuro, cálido con un sonido ahogado. En el momento del nacimiento, es lanzado a un mundo de luces brillantes, ruidos fuertes, olores y sabores. Aprender a usar estos sentidos es una de las primeras tareas de un recién nacido. Para los padres, una de las primeras tareas es aprender cuánto es demasiado cuando se trata de la estimulación sensorial. Mientras que un padre por lo general puede tomar medidas para controlar la sobrecarga sensorial, si crees que tu niño tiene problemas sensoriales que no puedes ayudar a controlar, se debe obtener una evaluación de un profesional de la salud calificado.

En el vientre

En el útero, los bebés tienen la estimulación sensorial limitada, pero usan sus sentidos. David Chamberlain, Presidente de la Association for Prenatal and Perinatal Psychology and Health, señala que los bebés en el útero responden al tacto a las 8 semanas después de la concepción. A partir de las 14 semanas, el bebé comienza a tragar, y pruebas en el líquido amniótico demuestran que los bebés tragan más fluido cuando el fluido de su madre es alto en azúcar, pero tragan menos en presencia de sal o ácido cítrico, lo que hace que el fluido sea más amargo. El Dr. Chamberlain también señala que los sonidos tienen un impacto sorprendente sobre la frecuencia cardíaca fetal. Así, incluso antes de que tu hijo entre en este mundo, sus sentidos ya se están desarrollando.

Al nacimiento

Así como no todos los niños tienen el mismo pelo o color de la piel, todos los niños manejan la información sensorial de forma diferente. Los recién nacidos que reaccionan negativamente a los estímulos pueden tener problemas de integración sensorial, lo que significa que toman y utilizan la información sensorial diferente a otros niños. Esto es debido a que sus sistemas nerviosos centrales responden a la entrada sensorial de manera diferente. El sitio web de Scholastic sugiere que los padres vean a sus recién nacidos con cuidado la primera vez que entran en contacto con el estímulo para ver cómo reacciona un bebé. Algunos recién nacidos pueden manejar el estímulo de ser pasados entre los familiares, mientras que otros de inmediato se vuelven inquietos e irritables. Algunos bebés lloran cuando escuchan ruidos fuertes, mientras que otros pueden dormir con una banda de música. Los padres deben controlar las fuerzas externas para gestionar la estimulación sensorial del bebé. Si un niño llora cuando la estimulación parece demasiado intensa, los padres deben reducir o eliminar la fuente de estimulación.

Prematuros y el riesgo de la sobrecarga

Lindsey Biel, OTR / L, co-autor de "Raising a Sensory Smart Child", señala que en los últimos meses en el vientre materno son críticos para el desarrollo del sistema nervioso y, como tal, los bebés prematuros son especialmente vulnerables a los problemas sensoriales. Las unidades de cuidados intensivos neonatales mantienen la luz y otros estímulos de sonido, al mínimo. Para estos niños, la sobre estimulación puede llegar a ser peligrosa, ya que quejarse les quita energía para crecer y desarrollarse. La mayoría de las dificultades sensoriales basadas ​​en los bebés prematuros se resuelven una vez que el sistema nervioso del bebé madura.

Cómo ayudar

Los padres tienen que reconocer lo que estresa a sus recién nacidos. Si un bebé presenta una sensibilidad al sonido, puede afectar la capacidad del bebé para dormir, así como estresar a un niño cuando está despierto. Los padres pueden ayudar a reducir el nivel de sonido cerca de la habitación del bebé. Si el bebé muestra signos de estrés con el estímulo visual, la página web de Scholastic sugiere que los padres coloquen en la habitación del bebé líneas limpias y sencillas, con colores suaves. Los bebés que son sensibles al tacto también necesitan cuidados especiales. Sostén estos bebés con firmeza, con un toque fuerte. Da ligeros golpecitos en lugar de acariciar. Algunos niños sensibles al tacto pueden preferir el algodón suave a otros tipos de tejido. AskDrSears.com sugiere que los padres tomen su tiempo en poner a un bebé sensible a dormir, estando en sintonía con lo que relaja y agita al recién nacido. Pero si nada parece aliviar a tu bebé de la sobrecarga sensorial, debes buscar la ayuda de un profesional.

Más galerías de fotos



Escrito por shellie braeuner | Traducido por verónica sánchez fang