¿Es peligrosa una frecuencia cardíaca de 182 mientras corres?

Correr es una actividad aeróbica de alta intensidad que hace que el habla normal sea difícil o imposible y eleva significativamente tu ritmo cardíaco. Sin embargo, una frecuencia cardíaca de 182 latidos por minuto es alta incluso para los corredores y excede las pautas de ejercicios comunes. Aunque puedes potencialmente acelerar tu ritmo cardiaco hasta ese nivel sin peligro físico inmediato, hacerlo tendrá un gran riesgo de dañar el corazón o tener lesiones en las articulaciones o los músculos.

Fundamentos

Como todas las formas de ejercicio aeróbico, correr te obliga a utilizar continuamente los músculos grandes del cuerpo para mantener tu actividad. A su vez, este uso repetido del músculo fuerza a tu cuerpo a jalar una mayor cantidad de oxígeno para satisfacer las crecientes necesidades de energía. Tus pulmones empiezan este proceso introduciendo más aire a un ritmo más rápido. Tu corazón completa el proceso latiendo más rápido y haciendo circular más sangre rica en oxígeno por todo el cuerpo. Correr requiere mover tus extremidades a un ritmo relativamente rápido y por lo tanto supone una gran carga de trabajo tanto en el corazón como en los pulmones.

Ritmo cardiaco seguro

Los corredores y todos los demás deportistas necesitan mantener su ritmo cardíaco por debajo de un determinado nivel para proteger adecuadamente la salud. El límite superior seguro de tu rango de latidos de corazón, llamado frecuencia cardíaca máxima, se puede fácilmente deducir fácilmente restando tu edad del número 220. Aún así, las guías de ejercicio no recomiendan que te ejercites a tu tasa máxima posible. En su lugar, debes hacer ejercicio a un porcentaje seguro de esta tasa, conocido comúnmente como tu frecuencia cardíaca ideal. Los deportistas inexpertos establecen normalmente la tasa objetivo a 50 o 60% del máximo, mientras que los deportistas habituales a veces pueden fijar su tasa objetivo tan alta como a 85% del máximo.

Exceder tu tasa objetivo

Incluso a los 20, cuando las tasas para los adultos son las más altas, una frecuencia cardíaca de 182 latidos por minuto excede las normas de seguridad aceptadas. Los adultos mayores que elevan sus corazones a este nivel disminuyen aún más sus márgenes de seguridad. Si no tienes una enfermedad relacionada con el corazón o con riesgos conocidos de ataque al corazón, exceder tu rango objetivo no pone en peligro directamente tu salud. Sin embargo, el ejercicio por encima del 85% de tu ritmo cardíaco máximo puede llegar a provocar la aparición de problemas cardíacos, además de exponerte a riesgos de daño a tus músculos, articulaciones o huesos.

Consideraciones

Cuando corres o realizas cualquier otra forma de ejercicio aeróbico que eleva tu ritmo cardíaco a más del 85% por ciento del máximo, no ganarás ningún beneficio físico extra de tu actividad. De hecho, incluso los deportistas experimentados normalmente pueden obtener el máximo beneficio de su actividad manteniendo su ritmo cardíaco en el rango del 75% al 80%. En algunos casos, los atletas de élite elevan temporalmente su ritmo cardíaco a más del 90% de su capacidad máxima. Sin embargo, sólo lo hacen con aprobación médica explícita. Consulta a tu médico para obtener más información sobre cómo mantener una frecuencia cardíaca adecuada cuando corres o realizas otras formas de ejercicio.

Más galerías de fotos



Escrito por m. gideon hoyle | Traducido por esteban arenas