Peligros a la salud por beber refresco

Beber refrescos regularmente puede tener consecuencias para la salud. Mientras que un refresco de vez en cuando no es un riesgo de salud para la mayoría de las personas, el consumo regular, aunque sea uno o dos refrescos al día, puede añadir problemas de salud a largo plazo, incluso si se trata de un refresco de dieta o regular. El consumo excesivo de refresco se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer varias enfermedades y condiciones de salud, algunas de las cuales pueden plantear riesgos graves para la salud.

Obesidad

El consumo regular de refrescos se ha relacionado con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad, que están a su vez asociados con un mayor riesgo de enfermedades del corazón, diabetes y muchos otros problemas de salud graves. Una revisión de 2011 publicada en la revista "Circulation", afirma que se ha demostrado una asociación positiva que entre el azúcar, el consumo de refrescos endulzados y el aumento de peso en niños y adultos.

Salud cardiovascular

Beber refrescos de dieta de manera regular puede afectar la salud cardiovascular. De acuerdo con un comunicado de prensa de febrero 2011 de la American Heart Association, la investigación presentada en la American Stroke Association's International Stroke Conference, encontró que las personas que beben refresco de dieta a diario tienen un 61% más riesgo de padecer eventos vasculares que aquellos que informaron no haber consumido refrescos.

Síndrome metabólico

Los bebedores regulares de refresco han demostrado tener un mayor riesgo de desarrollar el síndrome metabólico, que es un grupo de síntomas que indican un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes y accidente cerebrovascular. Para ser diagnosticado con el síndrome metabólico, la persona debe presentar al menos tres de los siguientes síntomas: exceso de grasa en la zona abdominal, niveles altos de triglicéridos, niveles bajos de colesterol HDL, presión arterial alta y un alto nivel de azúcar en la sangre. Según un estudio de 2007 publicado en la revista "Circulation", los investigadores llegaron a la conclusión de que había una prevalencia ajustada 40% más alta de síndrome metabólico entre los participantes que bebían uno o más refrescos al día, con respecto a las personas que tenía un consumo de refrescos infrecuente y esta asociación se mantuvo consistente con la dieta y los refrescos regulares.

Problemas de los riñones

El refresco de dieta se ha asociado con problemas del riñón, según un estudio realizado en agosto 2010 publicado en el "Clinical Journal of the American Society of Nephrology". Los autores del estudio concluyeron que las mujeres que bebían más de dos porciones diarias de refrescos endulzados artificialmente al día vieron una disminución de la función renal por más de 20 años, que fue tres veces la tasa de disminución en las mujeres que no beben refresco de dieta. No se encontró asociación entre el consumo de azúcar en los refrescos azucarados y pérdida de función renal.

Otros riesgos para la salud

Otros riesgos para la salud asociados con el consumo regular de refrescos incluyen problemas dentales y un mayor riesgo osteoporosis. El refresco contiene ingredientes ácidos que pueden erosionar el esmalte de los dientes, dando lugar a la caries dental. Los bebedores de refrescos frecuentes a menudo consumen menos bebidas ricas en nutrientes en su dieta diaria, como leche y zumo, reemplazándolos con refrescos, disminuyendo la ingesta de calcio y aumentando el riesgo de desarrollar osteoporosis.

Más galerías de fotos



Escrito por melinda l. secor | Traducido por mayra cabrera