Peligros para los niños no vacunados

Un programa de vacunación es quizás una de las intervenciones de salud más importantes en los últimos 100 años, según la revista "Pediatrics". Cuando los padres siguen el esquema de vacunación, se reduce drásticamente el riesgo de contraer enfermedades que amenazan la vida de sus hijos. No existe una regla escrita, que dicte que se debe vacunar a un hijo, pero ten en cuenta las graves consecuencias que pueden ocurrir si elijes no hacerlo.

Mayor riesgo de enfermedad


Cuando no vacunas a tu hijo, el está en un riesgo mayor de contraer enfermedades potencialmente peligrosas, tales como la poliomielitis, el tétanos y la difteria.

Cuando no vacunas a tu hijo, el está en un riesgo mayor de contraer enfermedades potencialmente peligrosas, tales como la poliomielitis, el tétanos y la difteria. De hecho, las vacunas previenen alrededor de 3 millones de muertes infantiles cada año, según un artículo de 2005 publicado en "Pediatrics". Aproximadamente 1 de cada 20 niños no están vacunados, informa el sitio web PBS.org. Las razones de esto varían, ya que los padres pueden creer que la vacunación causará otros problemas de salud o porque no quieren exponer a sus hijos a la incomodidad y el dolor asociado con las vacunas, de acuerdo con "Pediatrics". Sin embargo, el riesgo de contraer una enfermedad potencialmente peligrosa es mucho más importante que el dolor y las molestias asociadas con las vacunas. Por ejemplo, en 2000, los EE.UU. había considerado que el sarampión se había erradicado, pero 67 estadounidenses, algunos de ellos niños, contrajeron la enfermedad. Los casos de sarampión, que pueden ser fatales, siguen en aumento, de acuerdo con la "Coalición de Acción para la Inmunización", que se debe, en parte, a que los padres se niegan a vacunar a sus hijos. El sarampión también puede propagarse cuando una persona contrae la enfermedad durante un viaje al extranjero y lo trae de vuelta a los Estados Unidos.

Pone en riesgo a otros


Los niños que no están vacunados ponen a otros niños en riesgo de contraer enfermedades peligrosas.

Los niños que no están vacunados ponen a otros niños en riesgo de contraer enfermedades peligrosas. La población de mayor riesgo es la de los recién nacidos, ya que no están inmunizados contra enfermedades como el sarampión, las paperas, la rubéola y la tos ferina. En 2010, 26 personas murieron a causa de la tos ferina, con la mayoría de las muertes causadas en niños menores de 6 meses, según informó el "Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.". No vacunar a tu hijo también pone a otros niños en situación de riesgo, lo que incluye a los niños que están recibiendo tratamiento contra el cáncer, que no pueden ser vacunados y que tienen sistemas inmunológicos más débiles. Vacunar a todos los niños erradica enfermedades contagiosas y mortales, como fue el caso en 1980 con la viruela, señala el "Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU.". La erradicación completa de las enfermedades es beneficiosa para todo el mundo, que sólo es posible si vacunas a tu hijo.

Aumenta la exclusión social


Muchos colegios y universidades negarán la aceptación si tu hijo no tiene un registro de vacunas al día.

Los "Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades" establecen que los niños deben seguir una determinada pauta de vacunación. Muchas escuelas, preescolares, guarderías y otros centros de cuidado de niños le niegan la matrícula a los niños cuyas vacunas no están al día. Si se produce un brote, los niños que no están vacunados, pero que se inscribieron deben salir de la escuela o centro de cuidado de niños, lo que es para proteger al niño sin vacunar, así como a los otros niños. Muchos colegios y universidades negarán la aceptación si tu hijo no tiene un registro de vacunas al día.

Protección


La vacunación de tu hijo de acuerdo al calendario de vacunación actual es la mejor manera de proteger su salud, así como la salud de otros niños.

Por supuesto, la vacunación de tu hijo de acuerdo al calendario de vacunación actual es la mejor manera de proteger su salud, así como la salud de otros niños. Sin embargo, tienes opciones si sigues preocupado por la inmunización de tu hijo. Habla con el pediatra de tu hijo sobre los riesgos de retrasar ciertas vacunas antes de tomar tu decisión final. Algunos pediatras están dispuestos a extender las vacunas para que tu hijo no reciba cuatro o cinco tomas al mismo tiempo, y a pesar de que tu hijo tendrá que enfrentarse a un riesgo, por lo menos va a recibir cada una de las vacunas que necesita. Una comprensión clara de lo que puede suceder si tu niño contrae una enfermedad para la cual no está vacunado también puede ayudarte a darte cuenta de que el riesgo de las vacunas es mucho menor que el riesgo de la enfermedad contra la cual lo estás protegiendo.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por luciano ariel castro