Peligros de fumar mientras usas oxígeno

El oxígeno suplementario, una terapia que salva las vidas de muchas enfermedades y condiciones, plantea un serio riesgo cuando es usado mientras fumas. El aire normal contiene 21% de oxígeno, mientras que el oxígeno suplementario puede contener cerca de un 100% de oxígeno. Aunque el oxígeno por si mismo no es inflamable, crea un ambiente en el que el fuego puede encenderse fácilmente y quemarse rápidamente. Nunca debes fumar dentro de una casa en la que esté en uso el oxígeno suplementario.

Peligro de incendio

Fumar mientras recibes oxígeno incrementa el riesgo de incendios. Una vez encendido, el fuego quema más rápidamente en un entorno rico en oxígeno. Esto lleva a incendios más grandes que son más difíciles de apagar y de escapar. Las chispas creada por encender un fósforo o encendedor son suficientes para encender un incendio cuando el oxígeno está en uso. Los incendio ponen en peligro a las personas que usan el oxígeno, al resto de las personas que estén en la casa y al personal de emergencias que responden al incendio.

Riesgos de quemaduras

Después de que el oxígeno es apagado, los niveles aumentados de oxígeno continúan en el aire, la piel y las prendas de quien recibe la terapia de oxígeno. Esto crea un serio peligro de quemaduras en la cabeza y cara si materiales de fumadores son llevados a la boca y quemará el resto del cuerpo si la ropa se enciende.

Empeora la salud

Las personas que requieren oxígeno suplemental generalmente sufren de enfermedades coronarias o respiratorias serias. Continuar fumando probablemente empeora la condición médica que requiere el oxígeno. Habla con tu médico sobre las fuentes y tratamientos que te ayudan a dejar de fumar.

Más galerías de fotos



Escrito por grace morelli | Traducido por nuria banus