Los peligros escondidos del jarabe de maíz alto en fructosa

El jarabe de maíz alto en fructosa es un endulzante que se usa en muchos refrescos y alimentos procesados. Los subsidios del gobierno de maíz han hecho barato para los fabricantes usar el endulzante de maíz refinado, y como resultado se encuentra en todo desde fruta enlatada hasta catsup. Un estudio conducido por GA Bray en Louisiana State University encontró que el jarabe de maíz alto en fructosa, o HFCS, representa más del 40% de todos los endulzantes usados en alimentos y bebidas. Sin embargo, el gurú del supermercado Phil Lempert señala que el 81% de los consumidores están preocupados por el HFCS. La demanda por alternativas ha llevado a las compañías como Heinz y Kellogg's a ofrecer productos hechos con azúcar real en lugar de HFCS.

Jarabe de maíz alto en fructosa

El jarabe de maíz alto en fructosa, o HFCS, es un producto altamente refinado. Los fabricantes separan el almidón de maíz y otras partes de la mazorca, produciendo un líquido. Se añaden enzimas y esto convierte parte de los azúcares en el líquido de la glucosa en fructosa. La mezcla resultante es el jarabe de maíz alto en fructosa.

Obesidad

El jarabe de maíz alto en fructosa podría ser un factor en la epidemia de obesidad. Aunque Corn Refiners Association y American Medical Association establecen que toda el azúcar tiene las mismas calorías y el jarabe de maíz alto en fructosa no es peor que cualquier otra forma de endulzante, un estudio de Princeton University sugiere algo distinto. El estudio, conducido por Bart Hoebel, encontró que las ratas que tuvieron acceso al HFCS ganaron más peso que las que consumieron azúcar de mesa.

Diabetes

La tasa de diabetes tipo 2 se ha incrementado al mismo tiempo que el uso y el consumo del jarabe de maíz en carbohidratos procesados. Un estudio de 2004 dirigido por L.S. Gross en el Inter-Medic Medical Group revisó el papel de los hábitos alimenticios junto con la prevalencia de diabetes tipo 2 y descubrió que la diabetes se relaciona con la dieta. La tasa de diabetes aumentó conforme la gente consumía más jarabe de maíz y carbohidratos, y disminuía con más consumo de fibra.

Alergias

El jarabe de maíz alto en fructosa es peligroso si tienes alergia al maíz. Aunque la alergia al maíz no es tan común como la alergia a la leche o la soya, existe, y los síntomas son similares. El jarabe de maíz alto en fructosa se encuentra en muchos productos y es necesario evitarlo por completo si tienes una alergia al maíz.

Propiedades adictivas

El azúcar y los endulzantes relacionados, incluyendo HFCS, pueden ser adictivos. Un estudio dirigido por Magalie Lenoir en University Bordeaux en Francia indicó que el potencial adictivo en los endulzantes puede ser mayor que el de la cocaína. Las ratas alimentadas con una solución endulzada estaban obligadas a consumir más. Podrías encontrar difícil romper tu deseo por algo dulce si frecuentemente consumes jarabe de maíz alto en fructosa y otros endulzantes.

Más galerías de fotos



Escrito por holly case | Traducido por lou merino