Peligros del reflujo ácido

El reflujo ácido, o reflujo gastroesofágico, se produce ocasionalmente en todos, desde bebés a adultos. Este tipo de reflujo común es de corte duración pero causa una sensación de ardor, ya que los jugos ácidos del estómago vuelven al esófago. Con el tiempo, el reflujo ácido puede irritar tu esófago, garganta, cuerdas vocales o pulmones. Cuando eso ocurre regularmente, el reflujo se vuelve una afección potencialmente seria llamada enfermedad por reflujo gastroesofágico, o ERGE

Reflujo gastroesofágico

Donde el esófago se une con el estómago, una válvula muscular se abre para dejar pasar la comida dentro del estómago, y luego se cierra para mantener los contenidos del estómago lejos del esófago. Algunas veces esta válvula, el esfínter esofágico inferior (o EEI), no funciona correctamente. Un mal funcionamiento del EEI puede ser causado por una hernia de hiato, medicamentos y aumento de la presión abdominal por el embarazo, obesidad o por comer alimentos picantes o ácidos que liberen el ácido estomacal. Si el EEI se relaja cuando debiera contraerse, los jugos ácidos del estómago vuelven al esófago, causando la sensación de ardor asociada con la indigestión ácida o acidez. El reflujo ácido se transforma en la enfermedad por reflujo gastroesofágico cuando esto ocurre más de dos veces por semana y dura por al menos algunas semanas.

Daño al esófago

Los fuertes ácidos de los jugos estomacales pueden hacer más que irritar temporalmente el esófago. Pueden causar daño que lleva a sangrado o úlceras, Puedes no advertir el sangrado, pero a medida que pasan por tu tracto gastrointestinal, las pruebas de laboratorio pueden encontrar trazas de sangre en las deposiciones intestinales, según lo afirma el Dr. Peter J. Kahrilas. El daño regular, seguido de la curación, puede causar cicatrices en el esófago. A medida que éstas se acumulan, estrechan el esófago, lo que hace difícil tragar o puede bloquear el paso de la comida al estómago.

Problemas en la garganta y los pulmones

El reflujo ácido que vuelve hacia tu garganta puede dañarla y también a tus cuerdas vocales. Aunque esto puede pasar cada vez que tienes reflujo, es más probable que suceda cuando estás acostado. Los síntomas asociados con el daño en la garganta incluyen ronquera, dolor de garganta, necesidad de despejar la garganta, mucosidad excesiva y la sensación de tener un bulto en la garganta. Puedes sentir síntomas en la garganta incluso si no tienes acidez. Sin los síntomas de ardor más comunes, puede que no te des cuenta de que tienes reflujo, lo que se denomina reflujo silencioso. Cuando el ácido del estómago es inhalado en los pulmones, los efectos secundarios que aparecen incluyen asma, neumonía por aspiración y daño el los pulmones.

Esófago de Barrett

La ERGE aumenta tu riesgo de esófago de Barrett, que es una afección pre cancerosa. Con la exposición a largo plazo a los ácidos estomacales, las células saludables del esófago se transforman en células similares a aquellas que se encuentran en el intestino delgado, según lo afirma la American Cancer Society. En esta etapa inicial, cuando existen cambios celulares pero el cáncer aún no se ha desarrollado, el diagnóstico es esófago de Barrett. A medida que la exposición a los ácidos estomacales continúa, estas células se vuelven más anormales, transformándose finalmente en una forma de cáncer llamado adenocarcinoma esofágico. Alrededor del 5 al 10 por ciento de las personas con ERGE desarrollan esófago de Barrett, según lo expresa el National Digestive Diseases Information Clearinghouse.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por maria eugenia gonzalez